Entrevistas

Qué preguntas hacer en una entrevista de trabajo como candidato

June 15, 2021

Lo has conseguido. Te han citado para una entrevista de trabajo y crees que tienes muchas posibilidades de conseguir el empleo. Sin embargo, temes meter la pata durante ese primer encuentro cara a cara que tanto te ha costado lograr. Tranquilo, porque la entrevista de trabajo tiene sus propios códigos y la clave para superarla con éxito consiste en familiarizarte con ellos. Lo más importante es que te sientas seguro y que te lleves una impresión clara de en qué consiste el puesto y qué esperan de ti.

Qué preguntas debes hacer a tu entrevistador en una entrevista de trabajo

Piensa en la entrevista como en una conversación entre dos partes que se necesitan la una a la otra para obtener un beneficio común. ¿Verdad que esta forma de verlo te hace sentir mejor? No eres un niño al que se le va a examinar, sino un adulto que acude a hablar con unas personas que necesitan las habilidades que puede ofrecer.

Ten en cuenta que no todas las entrevistas son del mismo tipo. Algunas te las hará el dueño del negocio si se trata de una empresa pequeña. Incluso te pueden citar para tomar un café en lugar de pedirte que te sientes en un despacho. En cambio, hay empresas más grandes que llevan a cabo procesos de selección más impersonales en los que sabes que participan otros candidatos. En cualquier caso, no dejes que te intimiden, piensa que su sistema es necesario para optimizar su tiempo y recursos.

Debes centrarte en tu candidatura sin pensar cosas que te desanimen, como que vas a ponerte nervioso o que seguro que la persona que viene detrás es más válida que tú. Ellos te preguntarán por tu interés en el puesto, la necesidad de contratarte o la razón de que quieras trabajar en su empresa. Es fundamental que prepares respuestas adecuadas ante esas preguntas. Sin embargo, aunque tal vez no te lo habías planteado, tú también puedes preguntar y lo normal sería que el entrevistador te animase a hacerlo. Estas son las preguntas que puedes hacer:

¿El puesto de trabajo que me ofrecen es nuevo o ya lo había ocupado otra persona?

Su respuesta te dirá mucho sobre las necesidades de la empresa, por ejemplo, un puesto de nueva creación adaptado a una nueva tecnología donde tú puedes hacer crecer a la empresa. Si se trata de un puesto que antes desempeñaba otra persona, no dudes en preguntar por qué ya no lo ocupa. ¿Fue despedida? ¿Recibió un ascenso? ¿Se marchó de la compañía?

¿Qué esperan de mí y por qué les interesa mi candidatura?

Podrás confrontar el perfil ideal que tienen en mente con tus habilidades y experiencia. De esa forma, sabrás si eres un candidato que les interesa. Tal vez hasta este momento fueras uno más de una lista, pero no todo el mundo tiene la seguridad necesaria para hacer esa pregunta y eso te hará subir puestos en la lista.

¿Cuál será mi sueldo?

No temas hacer esta pregunta, ya que es posible que la estés deseando saber desde el primer momento. Sí, el dinero es importante y tienes todo el derecho a hablar de ello. No vas a hacer una labor de voluntariado, sino un trabajo por el que tienen que pagarte. Así que pregunta cuál será tu sueldo al mes, si la cifra es bruta o neta, cuántas pagas hay al año y, si es un sueldo base, cuáles son las comisiones. Puedes incluso cuestionar si hay posibilidad de recibir un aumento de sueldo en el futuro.

¿Cómo será mi jornada de trabajo?

Esta pregunta obliga al entrevistador a ser concreto y resumirte cuáles serían tus tareas cotidianas, así como las que tengas que realizar de forma puntual. También sabrás qué objetivos concretos deberás cumplir y cómo se evaluará tu rendimiento. Y, por encima de todo, te permitirá decidir si el trabajo es adecuado para ti.

¿Puede hablarme del equipo con el que trabajaré y de mi rol en el departamento?

Así sabrás con cuántas personas trabajarás y qué puesto ocuparás entre ellas. Deberían hablarte de la importancia que conceden al trabajo en equipo y si valoran las aportaciones personales o prefieren que sigas las normas establecidas.

¿Cuáles son los principales objetivos de la empresa a medio y largo plazo?

La respuesta te dará valiosas pistas sobre si tienen una visión a largo plazo en la que tú puedas encajar. Tendrían que hablarte sobre sus próximos planes y, de ese modo, verás por su actitud si ese futuro les entusiasma o no lo ven muy claro. Deberían valorar tu interés por embarcarte en el proyecto.

¿Cuál será mi horario laboral?

Aquí deben decirte la hora de entrada y salida, pero también si son flexibles al respecto, si hay posibilidad de teletrabajar, si tienen horario de verano o turnos rotatorios y cuánto tiempo hay para comer.

Por las respuestas sabrás si es una empresa de la vieja escuela con horarios partidos y un par de horas para comer o, por el contrario, si siguen el modelo anglosajón de jornada continua con media hora para el almuerzo, dándole prioridad a la consecución de objetivos frente a la cultura de «calentar la silla».

¿Tendré que hacer horas extras y en qué condiciones?

Deben decirte si son habituales y cómo se te pagarán.

¿Cuántos días de vacaciones o de asuntos personales tendré?

Esta información tienes que conocerla, así que no tengas dudas por creer que es una cuestión frívola. ¿O es que tus jefes no descansan ni tienen vida personal?

¿Este trabajo implica viajar a territorio nacional o internacional?

Si has de viajar, tienes que saberlo. Con qué frecuencia, para qué funciones, si será utilizando tu propio coche o en transporte público pagado por la empresa.

¿Qué beneficios adicionales se ofrecen a los empleados?

Deben decirte si ofrecen vales de comida, ayudas para pagar la gasolina o formación continua a los empleados.

¿Cuándo me informarán del resultado del proceso de selección?

Nunca te vayas de la entrevista sin tener claro este punto. En realidad, ellos deberían decírtelo sin que preguntes. Pero si no lo hacen, saca el tema. De otro modo, saldrás por la puerta con esa duda pendiente y a medida que pasen los días te sentirás ansioso o incluso desanimado.

¿Por qué trabaja usted en esta empresa?

Esta podría ser la pregunta final, aquella que haces cuando ya se te hayan pasado los nervios y hayas conectado con la persona que te entrevista. Es probable que no se espere una pregunta tan directa y por eso recibas una respuesta sincera. Y si no lo es, también te darás cuenta de que le has roto los esquemas y está improvisando una respuesta correcta.

En cualquier caso, la pista será valiosa para decidir si el empleo es para ti. Puedes hacer variantes de esta pregunta, según lo cómodo que te sientas. Por ejemplo: «¿qué le hace permanecer en la empresa?» o «¿qué es lo mejor de su día a día en este trabajo?» son cuestiones de las que puedes sacar buenas conclusiones.

Preguntas que no debes hacer en una entrevista de trabajo

Así como hay preguntas que tienes que hacer, hay otras que es mejor que te las guardes. Podrías causar una pésima impresión después de todo el trabajo que has hecho para mantener el tipo y parecer el mejor candidato.

Lo que no debes preguntar es:

  • ¿A qué se dedica exactamente esta empresa?
  • ¿Puedo tomarme días libres por asuntos personales?
  • ¿Puedo cambiar el horario a otro que me venga mejor?
  • ¿Los jefes son majos o estirados?
  • ¿Puedo tomarme descansos para salir a la calle a fumar?
  • ¿Con cuánta antelación debo avisar si me voy de la empresa?

Cómo preparar tu entrevista de trabajo para causar buena impresión

Antes de preparar tu entrevista de trabajo, hay una serie de puntos que tienes que tener en cuenta para causar una buena impresión:

  • Repasa tu currículum y tu carta de presentación. Debes tener claros tus puntos fuertes para destacarlos en la conversación. Si no tienes experiencia laboral previa, destaca las áreas que te apasionan o en las que hayas logrado excelencia académica.
  • Ensaya todo lo que puedas. Ve a todas las entrevistas que puedas. Incluso puedes hacer alguna para un puesto que no te interese, solo para adquirir experiencia y dominar los nervios. También puedes practicar frente al espejo o con una persona de confianza.
  • Estudia tu lenguaje corporal. Ha de ser abierto, pero no invasivo. No ocupes el espacio personal de otros ni cruces los brazos y las piernas. Sonríe y muestra confianza, pero no parezcas sumiso por asentir a todo.
  • Sé honesto. Contesta siempre la verdad, aunque eso no excluye intentar decantar la balanza a tu favor. Si estás aprendiendo un programa nuevo, di que estás en ello. Pero si hay algo de lo que no tienes ni idea y es esencial para el puesto, no trates de disfrazarlo.
  • Toma notas cuando salgas. Así, no te olvidarás de nada relevante a causa de los nervios.
  • Presta atención a tus sensaciones. ¿Crees de verdad que puedes encajar en la empresa o solo aspiras al trabajo por una cuestión económica? Si tienes una fuerte impresión de que no han sido honestos contigo o de que el puesto no es para ti, es bueno que hagas caso a tu intuición.

Relacionados

Ver más 

¿Cómo presentarse en una entrevista de trabajo?

Consulta estos consejos para saber cómo comunicarte y presentarte en una entrevista de trabajo, y aumentar tus posibilidades de causar una buena impresión.

Cómo responder a la pregunta «¿cuáles son tus puntos fuertes?» en una entrevista de trabajo

Identificar tus puntos fuertes en una entrevista laboral es importante, por eso te mostramos ejemplos de respuesta a la pregunta «cuáles son tus fortalezas?».