Entrevistas

Cómo establecer tus expectativas salariales

December 17, 2020

Las expectativas salariales son uno de los temas más difíciles de abordar a la hora de buscar trabajo. Como sucede con cualquier expectativa, se trata de conciliar los deseos con la posibilidad razonable de que ocurran.

El entrevistador puede indagar acerca de tus expectativas laborales en cualquier fase del reclutamiento. Algunos prefieren aclarar este punto en un primer contacto telefónico, antes de la entrevista. En otras ocasiones, podrían esperar hasta que se produzca un encuentro en persona para preguntarlo. Incluso algunos formularios de postulación pueden tener este campo en blanco o una serie de rangos, los cuales debes completar de forma obligatoria.

Qué quieren saber los empleadores cuando preguntan por tus expectativas salariales

Un empleador puede tener diferentes motivaciones para preguntarte sobre tus expectativas salariales. Por norma general, la pregunta está relacionada con alguna de estas razones:

  • Presupuesto: la mayoría de las empresas hacen una planificación económica con al menos un año de anticipación, lo que incluye la partida de recursos humanos. Aunque existe cierta flexibilidad en este ámbito, unas expectativas que excedan mucho las previsiones podrían descartarte del proceso de selección. Además, en algunas ocasiones se ha dado la circunstancia de que los montos de los presupuestos eran insuficientes para cubrir la vacante. En esos casos, el reclutador deberá solicitar un presupuesto adicional o modificar la descripción del puesto.
  • Autovaloración: la expectativa salarial puede ser también un criterio para realizar la autovaloración del candidato. Necesitan asegurarse de que eres consciente de tu valía y tienes una noción clara del mercado. Es una situación habitual en procesos de selección para cargos de rango alto, como por ejemplo los de gerencia o aquellos que requieren habilidades de negociación. El reclutador prestará atención al valor que asignes a tus conocimientos y capacidades.
  • Calificación: los profesionales con más experiencia y capacidad suelen tener expectativas salariales superiores. Algunas ofertas son poco explícitas en el perfil que se requiere, lo cual da lugar a que se presenten candidatos sobrecualificados. Al preguntar sobre las pretensiones económicas se puede deducir el nivel del postulante. De igual manera, unas expectativas salariales bajas podrían dejarte fuera del proceso, pues se deduce que tu experiencia es más limitada.

¿Qué debes tener en cuenta al hablar de tus expectativas salariales?

Ya hemos hablado de la importancia que tiene dar una respuesta acertada a esta pregunta. Es probable que quieras saber la mejor forma de contestarla. Independientemente del salario al que aspires, hay cuatro reglas básicas que te servirán de guía.

Actitud segura

En todo el proceso de selección, debes proyectar una imagen segura y tranquila. Las preguntas incómodas son una excelente oportunidad para demostrar tu dominio de la situación. Evita mostrar dudas o pensar en exceso las respuestas. Debes ser consciente de lo que vales. Puedes sentir la tentación de delegar en el empleador la decisión sobre tu justa remuneración. Esto no es aconsejable, pues podría interpretarse como falta de confianza en ti mismo.

La información es poder

Algunos atribuyen la frase a Hobbes, otros a Francis Bacon. Lo que es indudable es que encierra una gran verdad. Cuanto más conocimiento tengas de las condiciones del mercado laboral, mejor será tu respuesta a esta pregunta. Investiga cuál es el salario habitual para ese cargo concreto en ese tipo de industria. El entrevistador valorará de forma positiva tus conocimientos sobre el sector.

Puedes recurrir a tus compañeros de trabajo o hacer una búsqueda en internet. Estima una cantidad promedio con información de diferentes fuentes. Ten en cuenta las variaciones de la economía y las perspectivas a futuro. Con estos datos puedes establecer un rango que has de contrastar con tus necesidades personales y tus competencias profesionales. De esta manera, podrás determinar cuál es tu posicionamiento frente a otros candidatos y trazar una estrategia que te lleve al éxito.

Piensa en tus fortalezas

Siempre es recomendable hacer un análisis DAFO antes de emprender la búsqueda de empleo. Si eres consciente de tus fortalezas y debilidades, así como de las oportunidades y amenazas del entorno, podrás ser asertivo. Para establecer tus expectativas salariales, tendrás que poner en la balanza tu experiencia y conocimientos, así como tus áreas de mejora. Esto te aportará una perspectiva realista de tus posibilidades. Al mismo tiempo te permitirá contar con argumentos sólidos para avalar tu solicitud. Tener una respuesta bien sustentada te facilitará abordar este tema con confianza y seguridad.

Considera todas las remuneraciones

Los incentivos económicos tienen una relevancia crucial en el mundo actual. Sin embargo, más allá del dinero que abonen a tu cuenta cada mes, existen otras retribuciones que deberías considerar.

Reflexiona sobre el salario y las condiciones a las que aspiras. Más días libres, jornadas flexibles y ayudas especiales también forman parte de la oferta. Fíjate unos mínimos y mantente abierto a negociar. El ahorro de tiempo y dinero en desplazamientos puede ser más importante que una pequeña variación en las cifras.

Expectativas salariales en el mercado español

A raíz de la crisis, el mercado laboral español ha tenido un comportamiento discreto. Sin embargo, en el año 2017 se observó un cierto optimismo. Ese año, el Instituto Nacional de Estadística reportó un aumento del 2,1 % del salario promedio con respecto a 2016. La curva siguió en ascenso moderado. A mediados de 2019, el Ministerio del Trabajo registró un repunte de los salarios del 2,2 %. Este incremento supone la cifra más positiva desde 2010. A consecuencia de ello, existía una razonable confianza en que la tendencia se mantendría al alza.

Sin embargo, la economía es un sector muy vulnerable. El cambio de cualquier variable tiene un impacto inmediato en los pronósticos. La Fundación de las Cajas de Ahorros, Funcas, estima que los salarios dejarán de crecer en 2021. Incluso prevé una ligera caída de los sueldos promedio de los trabajadores a tiempo completo. Su cálculo apunta a una variación negativa del 0,2 %. Otros actores financieros son todavía más pesimistas. Las previsiones del BBVA vaticinan un desplome del 7,5 %. Por su parte, Caixabank tiene una visión más positiva en los que augura un crecimiento del 2,8 % tras la caída inicial.

Estos son datos que debes tener presentes al momento de fijar tus expectativas salariales. Dado que se tratan de acontecimientos en pleno desarrollo, debes ser flexible y analizar continuamente el mercado. Los nuevos profesionales tienden a tener una perspectiva más positiva. Han sido testigos de la recuperación económica y están más confiados en el valor de su formación. Así lo señalan expertos en Compensación y Beneficios, quienes ven con buenos ojos esta actitud.

Expectativas salariales no monetarias

Los expertos en recursos humanos aconsejan ampliar las miras y evitar una visión reduccionista de la retribución. Existen otras alternativas de mejora salarial que van más allá del dinero. Es indudable que el incremento del salario bruto es la manera más directa de percibir un incremento de sueldo. Sin embargo, a veces, otros elementos pueden tener un impacto parecido o incluso superior en las expectativas de cobro. La creatividad y la flexibilidad permiten crear nuevas vías para establecer una relación beneficiosa en ambos sentidos entre la empresa y sus trabajadores. Las retribuciones variables ligadas al cumplimiento de objetivos o la concesión de beneficios adicionales conllevan, además, un tratamiento fiscal favorable.

Así, por ejemplo, el Cheque Gourmet es 100 % deducible del Impuesto de Sociedades. Por otra parte, es una remuneración deducible del IRPF de los empleados, hasta un monto de 11 € por día laborable. Esto supone un ahorro de 600 € anuales. Lo mismo sucede con el Cheque Transporte, una tarjeta que puede usarse en toda la red de transporte público colectivo. También es 100 % deducible para las empresas y queda exento de IRPF para los empleados hasta un importe de 1.500 € anuales. Los seguros médicos, planes de pensiones o formación bonificada son otros mecanismos de compensación que se usan actualmente en España.

Asimismo, el llamado salario emocional cada día tiene más importancia entre los empleados. Por ejemplo, el buen clima laboral, la flexibilidad horaria y la conciliación son factores que contribuyen a incrementar el bienestar de los trabajadores. Ese beneficio se refleja en la organización con un mayor compromiso y una menor rotación de personal. En este punto, podrían incluirse también las políticas de teletrabajo. El trabajo remoto debidamente implementado supone mejoras en la calidad de vida de los trabajadores. Reduce el tiempo de desplazamiento y los costes asociados al trabajo presencial como la ropa o el transporte.

Relacionados

Ver más 

Ejemplos de preguntas y respuestas en una entrevista laboral

Consulta las preguntas más frecuentes en una entrevista de trabajo y toma nota de los ejemplos de respuesta que proponemos para afrontarla con éxito y decisión.

¿Cómo describir mis fortalezas y debilidades? Guía detallada

Los mejores consejos para describir las fortalezas y debilidades personales en una entrevista laboral. Ejemplos para responder en una entrevista de trabajo.