Entrevistas

Consejos de un reclutador: cómo dominar la entrevista virtual

June 17, 2020

Por: Brendan Sullivan, reclutador de Indeed

Muchas organizaciones han cambiado su forma de operar como resultado de la COVID-19, y entre estas adaptaciones está la generalización y el uso de las reuniones virtuales con mucha más frecuencia, lo que influye también en cómo se están llevando a cabo las entrevistas de trabajo. Si no estás familiarizado con las entrevistas online o virtuales, tal vez no tengas claro cómo debes prepararte para lograr tus objetivos.

Como reclutador, he ido comprobando determinados aspectos que los candidatos pueden cuidar para que una entrevista virtual se desarrolle sin problemas y obtengan el resultado deseado. En este artículo veremos cómo puedes distinguirte de los demás candidatos en tu próxima videoentrevista.

Relacionado: Cómo desarrollar con éxito una entrevista virtual

Solicita empleos fácilmente con un CV Indeed

Cómo participar en una entrevista virtual

1. Familiarízate con la plataforma

Tanto si se trata de Zoom, Teams o Skype, dedica un tiempo a familiarizarte con la plataforma que vas a utilizar. Si no tienes claro qué aplicación utiliza la empresa, no dudes en preguntar al reclutador o reclutadora durante la programación de la entrevista. Es recomendable probar la comunicación con un amigo o un familiar para que valore la calidad del sonido y el vídeo, de modo que te presentes en las mejores condiciones. Si lo haces el mismo día de la entrevista, tendrás la seguridad de que podrás comunicarte de manera efectiva y ganarás confianza.

Es preferible utilizar un ordenador portátil o de sobremesa, pero, si no cuentas con uno, un teléfono o tableta también pueden servir. En este caso, busca una zona con un acceso a Internet estable, ya que estos dispositivos son más susceptibles a los problemas técnicos. Si te preocupan las dificultades de este tipo, ponte en contacto con el reclutador antes de la entrevista para preguntarle con quién debes contactar en caso de que surjan complicaciones.

2. No te precipites

Cuando el reclutador esté preparado para programar la entrevista, preguntará por tu disponibilidad. Aunque es natural que expreses entusiasmo y le digas que “cuanto antes”, o le indiques el primer hueco que tengas, asegúrate de elegir un momento que te permita estar totalmente centrado y preparado. Por ejemplo, si tienes hijos y están en casa por el cierre de los colegios y eso conlleva que requieran más atención por la mañana, puedes pedir que la entrevista sea por la tarde.

Si un reclutador te pregunta por teléfono por tu disponibilidad, no hay problema en indicarle que tienes que consultar el calendario y que le enviarás un email con posibles horas. Nuestra preferencia como reclutadores no es entrevistaros lo antes posible, sino hacerlo cuando podáis mostrar lo mejor de vosotros mismos.

3. Copia el código de vestimenta

Siempre es importante informarse sobre la empresa que te va a entrevistar. Un elemento clave de esta investigación debe ser su cultura, lo que incluye el código de vestimenta. Puedes pedir esta información al reclutador, ya que querrá que te sientas cómodo y te proporcionará cuanto necesites para que lo hagas lo mejor posible. Una vez que sepas cuál es el código de vestimenta, refléjalo lo mejor que puedas. Es más que probable que el entrevistador aborde la situación como haría con una entrevista en persona, así que tú debes hacer lo mismo.

4. Prepara un entorno apropiado

No solo debes comprobar que la iluminación sea buena, sino que tienes que asegurar un entorno libre de distracciones. Puedes dejar el teléfono en otro cuarto, cerrar las pestañas del navegador que no necesites y prepararlo todo para que tus mascotas no interfieran.

Relacionado: Todo lo que debes saber sobre trabajar desde casa

5. Aprovecha tu tiempo al máximo

La mayoría de las entrevistas tiene un límite de tiempo. Es importante aprovecharlo lo mejor posible, ya que el entrevistador buscará durante la conversación diversos datos clave sobre ti. Intenta responder sus preguntas con exactitud, sin perderte en detalles irrelevantes o innecesarios.

Si no te extiendes en las respuestas, el entrevistador tendrá tiempo para hacerte todas las preguntas que tenía planeadas. Si quiere que profundices en algún aspecto concreto, te pedirá que lo hagas. Por último, también puedes ponerte en contacto previamente con el reclutador o reclutarora para confirmar si será él o ella u otra persona quien te haga la entrevista y así, obtener toda la información posible sobre el entrevistador, por ejemplo, qué temas es probable que toque o qué tipo de preguntas debes preparar.