Empezar en un nuevo trabajo

Categorías profesionales, grupos profesionales y condiciones laborales

May 26, 2021

La categoría profesional de un trabajador es un factor muy conocido en el mundo empresarial. De hecho, muchos responsables de recursos humanos todavía siguen usando este término. Sin embargo, se trata de un concepto en desuso, que se solía utilizar para clasificar los puestos de trabajo. La aprobación de la reforma laboral de 2012 sustituyó a las categorías por grupos profesionales o grupos de cotización.

Qué es la categoría profesional

La categoría profesional es una clasificación basada en la aptitud y grado de capacitación del trabajador. En general, se definía en función de las titulaciones que tenía la persona, de forma independiente de la tarea que desempeñara. En este sentido, era un sistema más rígido y específico.

Entre otras cosas, las categorías profesionales se usaban para fijar el porcentaje de las cotizaciones. También servían para definir esquemas de remuneración en los convenios colectivos.

Qué es el grupo profesional

El artículo 22 del Estatuto de los Trabajadores hace referencia al sistema de clasificación profesional. En él se precisa la definición de grupo profesional, e introduce la posibilidad de agrupar diferentes funciones y especialidades en un mismo grupo.

Esta es precisamente la característica diferencial entre ambos conceptos. El grupo alude, sobre todo, a las tareas y responsabilidades del puesto, más que a las competencias del trabajador. Por ello se dice que el grupo profesional favorece la movilidad funcional.

Los grupos profesionales se dividen en subgrupos, en función de los niveles de responsabilidad y autonomía de cada puesto.

Cómo se definen los grupos profesionales

Los convenios colectivos suelen incluir la clasificación por grupos profesionales en base a las ocupaciones de cada sector. En otros casos, la empresa llega a un acuerdo con los representantes de los trabajadores o el propio interesado. A veces, un puesto exige el desempeño de funciones pertenecientes a varios grupos. Lo ideal es asignar el grupo de acuerdo con los servicios que ocupen la mayor parte de la jornada.

Es de suma importancia que se garantice la igualdad de género en la definición de los grupos profesionales. Ninguna persona debe sentirse discriminada de forma directa o indirecta.

Por último, debe tenerse presente que esta escala incide también en la determinación de los rangos salariales y esquemas retributivos.

Qué grupos profesionales existen

La Seguridad Social se refiere a ellos como grupos de cotización, pero, en realidad, se refiere a grupos relativos a la actividad que desempeña el trabajador. En definitiva, el sentido de ambas clasificaciones es equivalente. Estos grupos establecen las bases mínimas y máximas de cotización. Las bases se usan, por ejemplo, para determinar el salario mínimo y las prestaciones por despidos.

En total son 11 grupos profesionales:

  • Grupo 1: ingenieros, licenciados y personal de alta dirección.
  • Grupo 2: ingenieros técnicos, peritos y ayudantes, siempre que tengan alguna titulación.
  • Grupo 3: jefes de taller y administrativos.
  • Grupo 4: ayudantes que carecen de titulación.
  • Grupo 5: oficiales administrativos.
  • Grupo 6: personal subalterno.
  • Grupo 7: personal auxiliar administrativo con baja autonomía y responsabilidad operativa.

Las bases de estos grupos se fijan en términos mensuales. A partir del grupo 8 y siguientes, la base de cotización es diaria:

  • Grupo 8: oficiales de primera y segunda (definidos por su dominio del oficio y grado de especialización).
  • Grupo 9: oficiales de tercera y especialistas. Los operarios de tercera tienen los conocimientos, pero poca pericia práctica en su oficio. Los especialistas son operarios con conocimientos simples.
  • Grupo 10: peones que desempeñan labores de esfuerzo físico y atención.
  • Grupo 11: todas las personas trabajadoras menores de 18 años.

¿Cómo saber cuál es el grupo profesional que corresponde?

Aunque hay procedimientos definidos, en la práctica es frecuente que el trabajador no sepa cuál es su grupo profesional. Muchas veces las empresas dan de alta a sus trabajadores en grupos que no les corresponden. Esto es lesivo para los intereses del trabajador, ya que incide en las aportaciones y en su clasificación profesional.

Para verificar esta información, la primera posibilidad es revisar el contrato o el recibo de pago. También puede consultarse el convenio colectivo, así como las funciones y requisitos de cada puesto.

La tercera opción, que es la que determina las cotizaciones, es solicitar la vida laboral. Este trámite puede hacerse en línea y en el informe se podrá cotejar cuál es grupo de cotización (GC).

Grupos profesionales y movilidad funcional

La clasificación de los trabajadores en grupos profesionales es más flexible que en categorías profesionales. Como en un grupo pueden coexistir funciones diversas, es más fácil para la empresa reubicar al trabajador en otro puesto. Los cambios de roles dentro de un mismo grupo debe aceptarlos el trabajador. A diferencia de otro tipo de reestructuraciones, la empresa estará exonerada de justificar el movimiento de personal. En cualquier caso, el cambio debe respetar los requisitos del puesto y no puede atentar contra la dignidad del trabajador.

Esta mayor permisividad fue uno de los alicientes de la reforma laboral del 2012. En una economía en crisis y con altos índices de desempleo, era vital favorecer los reacomodos profesionales.

El trabajador debe asegurarse de que el cambio no significa un descenso de rango. Debe procurar mantenerse en el mismo grupo donde inicialmente lo contrataron. En caso contrario, sería una desmejora y podría considerarse como un despido improcedente. La movilidad funcional vertical, hacia puestos de mayor o menor nivel, debe consensuarse.

¿Por qué es importante conocer el grupo profesional?

Existen muchas buenas razones por las que un trabajador debería conocer a qué grupo profesional pertenece. Esta clasificación afecta de diferentes maneras a los intereses del trabajador. Algunas de las más relevantes son:

  • Conocimiento de las funciones. El trabajador puede saber qué se espera de él y qué funciones tendrá que asumir.
  • Movilidad funcional. Permite detectar cualquier irregularidad y ejercer las acciones pertinentes.
  • Remuneración. Por regla general, los convenios colectivos elaboran las tablas en función de los grupos profesionales. Por otra parte, hay algunas bonificaciones o complementos que solo un determinado grupo puede percibir.
  • Cumplimiento del convenio colectivo. Los grupos profesionales también pueden usarse como referencia para definir los requisitos de contratación de un puesto en concreto. El desconocimiento puede llevar a incumplir el acuerdo.
  • Trabajadores con discapacidad. Estos trabajadores pueden solicitar un cambio de centro de trabajo en determinadas circunstancias. Por ejemplo, si existe un puesto de su mismo grupo profesional en un lugar más cercano a su domicilio, puede solicitar reubicación.
  • Políticas de igualdad de género. En los grupos profesionales con subrepresentación femenina deben aplicarse las medidas que favorezcan la inserción laboral de las mujeres.
  • Trabajadores víctimas de violencia de género o del terrorismo. Cualquier trabajador que cumpla estas condiciones y que deba cambiar su residencia habitual puede solicitar el traslado a otro centro de trabajo. Si existe un puesto en su mismo grupo profesional, la empresa estará obligada a acceder al cambio.
  • Excedencias. El trabajador tiene el derecho a volver al puesto que ocupaba tras un año de excedencia. Vencido ese plazo se le debe reubicar en un puesto de igual grupo profesional al que ocupaba con anterioridad.
  • Cotizaciones a la seguridad social. Los límites máximos y mínimos están en concordancia con el grupo profesional. Esto incide en el aporte que hace la empresa por cada trabajador. Asimismo, determina los importes de las prestaciones del empleado. Por ejemplo, la cuantía de su jubilación, prestación de desempleo o incapacidad.

Cómo reclamar la categoría profesional

El trabajador que desempeñe funciones que no sean acordes a su grupo profesional, puede presentar una reclamación. Asimismo, si fuera el caso, podría iniciar un procedimiento por las diferencias salariales en paralelo. El primer paso es notificar al empleador. Siempre es preferible lograr un acuerdo mediante una papeleta de conciliación. Si la empresa se negara a realizar el cambio de categoría profesional, deberá recurrir ante la jurisdicción social.

El comité de empresa o los delegados de personal redactarán un documento en el que se expongan las funciones superiores desempeñadas por el trabajador. Disponen de un plazo de 15 días para redactarlo. Si por cualquier motivo no lo hiciesen, será válida la acreditación de solicitud del trabajador. Una vez admitida la demanda en el juzgado, la Inspección de Trabajo y Seguridad Social (ITSS) hará un informe. Este contrastará las tareas desempeñadas por el trabajador con las descritas en el sistema de clasificación aplicable.

En el juicio se revisarán todas las pruebas recabadas y se dictará sentencia. En un mismo acto pueden resolverse la reclamación de categoría profesional y las diferencias salariales. El derecho a la reclamación prescribe en el plazo de un año, contabilizado a partir de la terminación del contrato de trabajo. Por otra parte, es importante resaltar que estas sentencias no pueden recurrirse.

Los grupos profesionales brindan a los trabajadores parámetros para comprender sus derechos y obligaciones, así como la capacidad para detectar irregularidades. Por su parte, los empleadores pueden apoyarse de estas categorías para definir los requisitos de cada puesto de trabajo.

Relacionados

Ver más 

¿Qué es el convenio colectivo de trabajo?

El convenio colectivo regula los deberes y derechos, es decir, es un acuerdo suscrito entre la empresa o patronal y los representantes de los trabajadores.

El período de prueba en el contrato de trabajo en España

Conoce en qué consiste el período de prueba en España, cómo cambia dependiendo del contrato de trabajo que tengas y qué plazos y condiciones tiene para ti.