Desarrollo profesional

Cómo elegir una trayectoria profesional y por qué es importante

May 26, 2021

La vida pone a las personas entre los 15 y 20 años a tomar una decisión que afecta a los siguientes 50. Por ello, la mayor parte de la juventud la pasamos dándole vueltas a qué nos vamos a dedicar para construir un camino profesional exitoso. Por ello, una persona de éxito dirá que la importancia de planificar su trayectoria profesional es asegurarse de que siempre tendrá un plan. Para hacerlo es importante reflexionar sobre nuestros intereses, habilidades y objetivos profesionales a medida que vamos tomando decisiones, como a qué universidad ir, qué trabajo buscar o qué titulación obtener.

¿Qué es una trayectoria profesional?

Hoy en día existe una variedad vertiginosa de carreras profesionales. Es emocionante tener tanto donde elegir, sin embargo, también puede resultar estresante y abrumador, sobre todo cuando no tenemos claro el camino que queremos escoger de cara al futuro.

La trayectoria profesional se compone de los puestos que ocupa una persona a medida que va creciendo en su campo. El primer trabajo o título universitario, por ejemplo, puede marcar el comienzo de una trayectoria profesional.

Además, la trayectoria profesional se refiere al crecimiento o trayectoria del empleado en una empresa. Es decir, las diversas posiciones en las que este se mueve conforme se vayan adquiriendo conocimientos y habilidades adicionales. Por un lado, un empleado puede progresar o «moverse en vertical» a roles más avanzados y, por otro, también se puede «mover en lateral» hacia roles laborales de igual nivel, pero que pueden ser diferentes a medida que la persona se especializa o cambia de carrera.

¿Por qué es importante la trayectoria profesional?

Es importante elegir bien la carrera y planificar su evolución, ya que al final se convierte en una gran parte de la vida de cualquier trabajador. La trayectoria profesional aporta:

  • Tener una base de habilidades más amplia.
  • Saber cómo, cuándo y por qué cambiar de trabajo.
  • Mayor responsabilidad.
  • Tomar mejores decisiones y hacerlo de una manera más eficaz.
  • Ganar y ahorrar dinero.
  • La satisfacción de dedicarnos o algo que cumple con nuestros intereses y objetivos financieros.

¿Cómo elegir una carrera profesional?

A la hora de elegir a qué queremos dedicar nuestra vida profesional, es importante seguir una serie de pasos para conseguir hacer la mejor elección posible:

  • Realizar una prueba de autoevaluación.
  • Hacer una lista de opciones profesionales.
  • Explorar las opciones y crear un plan de futuro.
  • Reducir la lista de opciones.
  • Comparar los requisitos laborales con nuestra educación.
  • Establecer metas.
  • Crear un plan de acción profesional.
  • Obtener formación.

Prueba de autoevaluación

Ya sea porque estemos a punto de entrar a un primer trabajo o por querer cambiar de rumbo laboral, elegir una carrera no es tarea fácil, por lo que es muy importante hacer un ejercicio de autorreflexión. Una forma de reducir las opciones es evaluando qué es lo más importante en cuanto a nuestros intereses, personalidad, valores y habilidades.

  • Intereses. Identificar cualquier pasatiempo o actividad con la que disfrutemos, ya que quizás podamos encontrar una carrera relacionada con esto. Es importante que nos involucremos y emocionemos con el trabajo que vayamos a hacer durante toda nuestra trayectoria profesional.
  • Personalidad. Las características personales son un punto importante que se debe tener en cuenta. ¿Soy introvertido o extrovertido? ¿Me gusta trabajar solo o en equipo? ¿Soy más creativo o analítico? Estas son algunas de las preguntas que debemos hacernos a la hora de elegir hacia dónde queremos enfocar nuestra carrera profesional.
  • Valores. Es muy importante que los valores de la empresa sean parecidos a los nuestros. Es más probable que tengamos una experiencia positiva si encontramos un ambiente y lugar de trabajo con una cultura de equipo que nos agrade.
  • Habilidades. Debemos identificar nuestros talentos, desde habilidades concretas, como el conocimiento de ciertos programas, hasta las abstractas, como la resolución de problemas o la creatividad. También es recomendable autoevaluarse haciendo pruebas de las distintas carreras que tenemos en mente y, tras ello, generar una lista de ocupaciones que encajen bien en función de nuestros objetivos.

Hacer una lista de opciones profesionales

Después de realizar una autoevaluación, deberíamos tener un poco más claro por qué tipo de carrera decantarnos. Tenemos acceso a todo tipo de información en la red para comenzar a investigar posibles opciones profesionales, por lo que es recomendable realizar test o pruebas de las distintas carreras, así como leer sobre las experiencias y testimonios de otras personas que se dedican a esa profesión. Hay que estar dispuestos a emplear algo de tiempo en examinar toda la información disponible.

Explorar las opciones y crear un plan de futuro

Una vez que hayamos reducido nuestras opciones, debemos asegurarnos de conocer los requisitos educativos, las obligaciones y perspectivas laborales, las ganancias anuales y las oportunidades de trabajo. Cuando tengamos esto claro, el siguiente paso es investigar todo sobre ese campo concreto. Así podrás averiguar dónde se encuentran otras personas con ese perfil a los 5 o 10 años de su carrera, y tomar nota de su trayectoria profesional, así como de la situación actual en su trabajo.

Reducir la lista de opciones

Después de revisar detenidamente cada carrera, el siguiente paso es eliminar las que ya tengamos claro que no nos interesan. Cabe recordar la importancia de conocer bien los requisitos de educación, el salario anual y el crecimiento de esa industria. Una vez familiarizados con cada carrera, es aconsejable reducir la lista a una o dos opciones como mucho.

Comparar los requisitos laborales con nuestra educación

Este punto es muy importante, ya que muchos trabajos piden una educación específica a los solicitantes y nuevos empleados, como tener la ESO, haber obtenido una licenciatura o incluso tener un máster.

Algunos puestos también requieren que los candidatos tengan sus títulos en un campo especializado con el puesto. Por ello es imprescindible revisar con atención este requisito para los trabajos que más nos interesan y asegurarnos de que acepten la educación que ya tenemos. Otra opción es investigar títulos o certificaciones adicionales que podamos necesitar para cursarlas si fuera necesario.

Establecer objetivos

Tras haber superado la parte más difícil del proceso, ahora toca establecer objetivos. Debemos estar bien informados para establecerlos tanto a corto como a largo plazo. Por lo general, los objetivos a corto plazo se pueden alcanzar entre 1 y 3 años, y los objetivos a largo plazo entre 3 y 5 años. No será fácil alcanzar cada objetivo, así que hay que estar preparados para trabajar duro, hacer ajustes cuando sea necesario y, ante todo, mantener el compromiso.

Crear un plan de acción profesional

Una vez que tengamos establecidos los objetivos, hay que comenzar a desarrollar un plan de acción profesional que consista en metas y pasos específicos para alcanzarlos. Este plan de acción se basa en posibles obstáculos, pasos para abordarlos y los recursos que se pueden utilizar. Un plan de acción profesional definirá cómo se recibirá la capacitación o educación requerida, de qué manera se logrará el empleo y cómo se desarrollará a nivel profesional una vez que haya comenzado su carrera.

Obtener formación

Formarnos profesionalmente mientras sigamos en la carrera podría consumir la mayor parte de nuestro tiempo y esfuerzo. En función de la profesión, es posible que se deba obtener un título universitario, completar una formación más vocacional o especializada, adquirir nuevas habilidades o hacer unas prácticas.

Consejos para una trayectoria profesional eficiente

Una vez que hemos explicado los pasos que debes seguir para elegir una carrera profesional, es importante que nos enfoquemos en otro aspecto importante: cómo conseguir una trayectoria profesional eficiente. Para ello, te ofrecemos una serie de consejos que te serán de gran utilidad:

Reevaluarnos de forma continua

¿Sigues cumpliendo objetivos? ¿Qué cambios necesitas hacer? ¿Son tus habilidades de primera categoría o necesitas algo de formación? Es importante que cada cierto tiempo nos paremos a analizar y evaluar cómo está yendo nuestra carrera. Si no lo hacemos, podemos despistarnos y tomar malas decisiones de forma inconsciente lo que, por desgracia, pueden desviarnos de nuestros objetivos.

Construir una red de contactos

Construir una red de personas de tu mismo campo y mantener el contacto con ellos durante la trayectoria profesional es imprescindible. Una red abre muchas oportunidades y es el mejor lugar para buscar trabajo, brindar información o simplemente conocer a otra gente de tu misma profesión.

Mantenerse informado

Saber lo que está sucediendo en nuestro sector es importante. Hablar con clientes y proveedores, leer revistas o artículos online. ¿Quiénes son los principales competidores? ¿Qué buscan las empresas? Estar informado es la mejor manera de saber si estamos actualizados y si vamos por el camino correcto.

Cambiar la situación

Aprender a dar el salto para cambiar de trabajo o empresa también es relevante. Si nos encontramos en una situación en la que estamos estancados, no estamos creciendo lo que nos gustaría o no estamos satisfechos con lo que hacemos, debemos hacer modificaciones para poder avanzar hacia nuevas experiencias y desafíos. Muchas veces el cambio no se hace por miedo a no encontrar otra cosa. En consecuencia, nos acomodamos y esto acaba haciéndonos infelices, lo que afecta de forma negativa a otros aspectos de la vida.

Relacionados

Ver más 

Regreso al trabajo después de las vacaciones: 14 consejos para la vuelta a la rutina

Si la vuelta a la rutina se te hace pesada después de unas largas vacaciones, te traemos unos consejos para volver al trabajo con las energías cargadas.

Trabajador autónomo: tipos, ventajas, requisitos

El trabajador autónomo se rige por una normativa especial. Debes hacer varios trámites ante la Seguridad Social y Hacienda antes de empezar la actividad.