¿Qué son las habilidades blandas?

Por Equipo editorial de Indeed

Actualizado el 4 de noviembre de 2022 | Publicado el 30 de septiembre de 2021

Actualizado el 4 de noviembre de 2022

Publicado el 30 de septiembre de 2021

The Indeed Editorial Team comprises a diverse and talented team of writers, researchers and subject matter experts equipped with Indeed's data and insights to deliver useful tips to help guide your career journey.

En el mundo laboral, son cada vez más las empresas que buscan que los candidatos posean un conjunto de aptitudes y competencias conocidas como “habilidades blandas”.

En este artículo, veremos qué son las habilidades blandas, cuáles son las más demandadas y cómo desarrollarlas y destacarlas para buscar empleo.

¿Qué son las habilidades blandas?

Las habilidades blandas, del inglés soft skills, son rasgos personales que definen la forma en que trabajas y te desempeñas profesionalmente. Hacen referencia a las habilidades sociales y se relacionan directamente a la forma de ser y la mentalidad.

Son competencias sociales que se adquieren en la vida diaria y permiten a las personas integrarse a la vida laboral. Determinan de qué manera las personas interactúan o se relacionan con sus pares. Se las conoce también como habilidades interpersonales o competencias transversales. Estas competencias son habilidades subjetivas y, por tanto, pueden ser difíciles de cuantificar.

Las empresas buscan cada vez más estos perfiles debido a que suelen ser habilidades difíciles de enseñar, por lo que el candidato ya debe mostrar estos rasgos en su personalidad. Además, las organizaciones saben que contar con personal con estas habilidades es garantía de éxito a largo plazo. Existe otra tendencia en aumento que lleva a las empresas a contratar empleados con competencias blandas y es el deseo de fomentar un clima laboral cálido para fortalecer el desarrollo laboral y potenciar el talento.

Algunas de las competencias blandas más solicitadas son la productividad, la resolución de problemas, el pensamiento crítico, la organización, la adaptabilidad y el trabajo en equipo. Estas competencias se complementan con las llamadas \competencias duras\ o hard skills.

Competencias duras y competencias blandas: ¿en qué se diferencian?

Las competencias duras son conocimientos técnicos que, a diferencia de las competencias blandas, se pueden enseñar y se pueden cuantificar. Son los conocimientos adquiridos a través de capacitaciones y estudios, incluso durante la escuela o la vida personal y laboral.

Son las competencias que suelen aparecer en nuestro curriculum vitae, por ejemplo, las siguientes:

  • El conocimiento de un idioma

  • Un título o un certificado

  • Capacitaciones y cursos

  • Conocimiento de software administrativo o de otros tipos

  • Marketing y negocios

  • Contabilidad y matemáticas

  • Conocimiento de computación

  • Velocidad para escribir con teclado

Lo que tienen en común estas competencias es que son demostrables con certificados, títulos, o ejemplos de trabajo.

Habilidades blandas más demandadas

Veamos más en detalle cuáles son las habilidades blandas que más buscan los responsables de selección:

Comunicación

Tener habilidades de comunicación efectivas nos ayudará en el proceso de entrevistas y en el entorno laboral en general. La capacidad de comunicarse tiene que ver tanto con saber expresar nuestras ideas y saber escuchar a los demás. A veces, solo escuchamos para responder. Un buen comunicador deberá aplicar la empatía para ponerse en el lugar del otro y comprender mejor la situación.

Cuando hablamos de comunicación, también hablamos de comunicación escrita. Expresarse correctamente, con claridad y buena ortografía, hará que transmitamos mejor nuestro mensaje y que las personas nos entiendan.

La comunicación efectiva nos ayudará también a resolver conflictos si nos expresamos con respeto y tolerancia cuando no estamos de acuerdo con otra persona.

Trabajo en equipo

"La unión hace la fuerza". El trabajo en equipo es esencial para garantizar el correcto funcionamiento de una empresa. Cuando se trabaja en equipo, todos los integrantes de la organización comparten un objetivo en común, complementan sus habilidades y asumen una responsabilidad individual y grupal.

Si mantienes una buena relación con tus pares, colegas, líderes y clientes, completarás tareas con mayor eficiencia y se creará un ambiente laboral más saludable.

Creatividad

Para ser creativo, no es necesario ser un artista. La creatividad es una capacidad muy útil en situaciones laborales, ya que nos permite salirnos de los esquemas establecidos y pensar en otras opciones y oportunidades cuando se nos presenta un problema.

Según el alcance de nuestro trabajo, la creatividad nos permite generar nuevas ideas, buscar formas de mejorar los procesos de trabajo y resolver problemas complejos.

Resolución de problemas

Es inevitable que, en el entorno laboral, y en otros contextos de la vida, nos encontremos con situaciones inesperadas que no sepamos manejar. Esta habilidad tiene que ver con encontrar soluciones con eficacia y agilidad. Los empleadores valoran a las personas que pueden resolver problemas con calma y de forma rápida y eficiente. Se requiere una gran capacidad de análisis y saber tomar la iniciativa.

Organización y gestión del tiempo

Saber planificar las tareas diarias y manejar el tiempo acorde a esto es una competencia muy útil debido a la complejidad que puede haber en la vida laboral moderna. Las competencias de organización y gestión en el trabajo tienen que ver con priorizar las tareas de mayor relevancia y evitar las distracciones innecesarias.

Leer también: Cómo mejorar la gestión del tiempo en el trabajo

Pensamiento crítico

El pensamiento crítico es muy valorado en empresas que están abiertas a nuevas ideas y puntos de vista. Muchas de estas alientan a sus trabajadores para que desarrollen la habilidad de analizar situaciones y contextos de forma racional con el fin de obtener nuevos resultados o cambiar la forma de alcanzar los objetivos fijados.

Adaptabilidad

La adaptabilidad significa que puedes adaptarte a entornos en constante cambio. En el mundo actual, y especialmente con las nuevas tecnologías, los cambios en los métodos, procesos, condiciones y factores ocurren rápido. Desarrollar esta habilidad te brinda la capacidad de aprender cosas nuevas, aceptar los retos que se te presentan y hacer los ajustes necesarios para adaptarte a los cambios.

¿Cómo desarrollar las habilidades blandas?

Si bien muchas de las habilidades blandas son parte de la propia personalidad, existen estrategias y métodos que puedes aplicar para desarrollarlas.

  1. Busca recursos para capacitarte. Uno de los motivos por los que los empleadores valoran las competencias blandas es porque lleva más tiempo adquirirlas y son difíciles de enseñar. Sin embargo, existen recursos que pueden ayudarte a acelerar el proceso. Los mismos empleadores pueden promover el dictado de cursos dentro de la empresa si desean potenciar el talento dentro de su equipo de trabajo. También aconsejamos que busques recursos por tu cuenta. Algunas opciones pueden ser libros, podcasts, blogs, hasta cursos y formaciones. El tiempo que inviertas será valioso tanto para la vida profesional como la personal.

  2. Elige una o varias competencias blandas y practícalas por tu cuenta. Puedes mejorar tantas competencias como desees si las incorporas a tu rutina y te enfocas en ello. Es importante que elijas no más de dos o tres para no sentirte muy abrumado. Fija objetivos a corto y largo plazo para observar los cambios que vayas notando. Trata de salir de tu zona de confort y haz las cosas de manera diferente, pruébate a ti mismo y recuerda que la práctica y la constancia son factores clave. Por ejemplo, si quieres mejorar tus competencias comunicativas, esfuérzate por hacer una presentación en público o, simplemente, habla con las personas y prioriza la escucha activa.

¿Cómo destacar nuestras habilidades para buscar trabajo?

Las habilidades blandas serán un factor determinante en tu búsqueda laboral. Recuerda que el currículum es la puerta de entrada para ese trabajo al que aspiras. Demostrar que cuentas con este tipo de competencias te servirá en el proceso de entrevistas y durante tu desempeño laboral.

Los empleadores perciben al aspirante como un todo y lo analizan en su conjunto, teniendo en cuenta tanto las competencias blandas como las duras, es decir, sus conocimientos técnicos y sus habilidades sociales.

Tu currículum debe incluir una sección donde destaques tus competencias blandas y duras. Lo primero que debes hacer es estudiar la empresa a la que va dirigido. Si te basarás en una oferta de empleo publicada, asegúrate de mostrar que tienes las habilidades que están buscando, que seguramente habrán enumerado en la oferta. Destaca cuáles son tus habilidades más fuertes y relevantes. Si están buscando una competencia concreta en la que no tienes dominio, puedes expresar tu intención de aprender y desarrollarla en el menor tiempo posible.

Si tu currículum tiene una estructura convencional, en la que indicas tu experiencia más reciente en la parte superior y a continuación tus estudios, idiomas y otras aptitudes, puedes incluir un pequeño apartado en la parte inferior para detallar las competencias blandas.

Artículos relacionados:

  • Las habilidades personales más valoradas en un currículum

  • 10 habilidades profesionales para tener éxito laboral

  • ¿Qué aptitudes poner en un currículum?

  • ¿Cuáles son las partes de un curriculum vitae y qué deben incluir?


Explorar más artículos