Jornada partida: descanso mínimo correspondiente

Por Equipo editorial de Indeed

Publicado el 11 de septiembre de 2022

El equipo editorial de Indeed está formado por un grupo diverso de escritores, expertos en diversas materias e investigadores de gran talento que cuentan con información y extensos conocimientos sobre Indeed para ofrecer consejos útiles que te servirán de guía para labrarte una carrera profesional.

El Estatuto de los Trabajadores se encarga de regular la jornada laboral en España y aborda cuestiones como los derechos y los deberes laborales de los trabajadores. Según lo establecido en dicho documento, en este artículo te explicamos qué descanso mínimo te corresponde si trabajas a jornada partida.

La jornada laboral en España

En primer lugar, es importante que tengas claro los tipos de jornadas laborales que existen en España. Son las empresas las que suelen establecer estas jornadas, siempre y cuando tengan en cuenta los derechos laborales que se recogen tanto en el Estatuto de los Trabajadores que mencionamos antes como en el Real Decreto sobre jornadas especiales de trabajo.

Además, debes tener en cuenta que cada empresa o sector cuenta con su propio convenio colectivo de trabajo donde se establecerán las horas de trabajo.

Tipos de jornadas laborales en España

En España existen distintos tipos de jornadas laborales regulares e irregulares (es decir, cuya duración a lo largo del año es desigual). Estas adaptaciones permiten ajustar las horas de trabajo a diferentes sectores o modelos de empresa. De todas formas, salvo que lo permita el convenio o se haya pactado antes, las jornadas irregulares no podrán superar el 10 % del cómputo anual.

Ahora que conoces esta información, echemos un vistazo a los distintos tipos de jornadas laborales a las que podrás optar en España:

  1. Jornada laboral completa. Esta es la más habitual. Suele constar de 40 horas a la semana, que se reparten habitualmente en 8 horas diarias. Si bien podrías trabajar más horas una semana y menos la siguiente, el cómputo anual de horas no podría superar el máximo anual legal.

  2. Jornada laboral partida. Se suele producir en los contratos de trabajo a tiempo completo y consiste en hacer un descanso de al menos una hora durante la jornada. Ese tiempo se suele emplear para comer o dormir la siesta.

  3. Jornada laboral continua. También conocida como jornada intensiva, consiste en realizar la jornada laboral completa (8 horas al día) sin pausas largas. No obstante, podrían hacerse descansos de 15 o 30 minutos según lo que establezca el convenio o la empresa.

  4. Jornada laboral a tiempo parcial. También conocida como media jornada, establece que las personas trabajadoras deberían realizar sus tareas en un máximo de 30 horas a la semana. No obstante, en ocasiones podrías hacer horas complementarias cuando haya picos elevados de trabajo.

  5. Jornada laboral por horas. En este caso, se fijan un número determinado de horas de trabajo en el contrato laboral y no suelen ser las mismas todos los días de la semana.

  6. Jornada laboral reducida. Consiste en dedicar menos horas al trabajo debido a circunstancias especiales: en caso de tener que cuidar de hijos o familiares, o si el desarrollo del trabajo conlleva algún tipo de riesgo para la salud (trabajo con productos químicos o en la construcción, por ejemplo). En estos casos, tanto los trabajadores como los empresarios podrían solicitar una reducción de la jornada laboral.

  7. Jornada laboral a turnos. Se corresponde con la jornada de empresas o servicios que están disponibles las 24 horas, como los hospitales o las estaciones de bomberos. Las empresas establecen cuadrantes de trabajo en los que se especifican los turnos de mañana, tarde y noche, y los trabajadores rotan por cada uno de ellos. Cada turno correspondería a una jornada de trabajo de 8 horas.

  8. Jornada laboral nocturna. En esta jornada, el horario de trabajo se comprende entre las diez de la noche y las seis de la mañana. También dura 8 horas y no puede alargarse a menos que sea necesario reparar algún daño urgente o en caso de irregularidades en el relevo de turnos. Los menores de 18 años, además, no podrán realizar trabajos nocturnos.

Si bien es fundamental saber que dentro de la jornada partida te corresponde un descanso mínimo, también debes ser consciente de las horas máximas que puedes trabajar, independientemente de la jornada que tengas.

El artículo 34 del Estatuto de los Trabajadores hace referencia a las jornadas laborales y en él se establece la duración máxima de la jornada ordinaria de trabajo: 40 horas semanales.

No obstante, también se indica que la empresa «podrá distribuir de manera irregular a lo largo del año el diez por ciento de la jornada de trabajo». Esto quiere decir que podrías hacer una semana de 42 horas de trabajo y otra de 38 horas, por ejemplo. En todo caso, siempre se tendrán que respetar los periodos mínimos de descanso diario y semanal establecidos por la ley.

Descansos en las jornadas laborales

Además de conocer las diferentes jornadas laborales que existen en España, es necesario tener en cuenta los descansos obligatorios de los que puede disfrutar cualquier empleado o empleada:

  • Todas las personas trabajadoras tienen derecho a un descanso mínimo cada semana de un día y medio ininterrumpido. Este descanso puede acumularse por períodos de hasta catorce días para, de este modo, disfrutar de como mínimo tres días seguidos. A los menores de 18 años les corresponde un descanso semanal de dos días ininterrumpidos como mínimo.

  • Si la duración de la jornada continua excede las seis horas, se deberá establecer un periodo de descanso superior a 15 minutos. Este descanso se considerará tiempo de trabajo efectivo si así lo decreta el contrato o convenio.

  • El tiempo de descanso entre la finalización de una jornada de trabajo y el comienzo de la siguiente debería ser, como mínimo, de doce horas (aunque podría haber excepciones según el convenio o contrato).

  • En el caso de la jornada partida, el descanso mínimo no se establece. Suele depender del contrato laboral y de los horarios del sector para el que se trabaje. Si trabajas por cuenta propia, serás tú quien determine el descanso mínimo del que quieras disfrutar. Normalmente, suele establecerse una pausa de una hora para comer, aunque podría alargarse. Imaginemos, por ejemplo, el caso de un negocio que abre de 9:00 horas a 13:00 horas y de 16:00 horas a 20:00 horas. Asimismo, este descanso no suele ser remunerado, salvo que así se indique en el contrato o en el convenio.

En todo caso y según el artículo 12 del Estatuto de los Trabajadores, solo se permite un único descanso en la jornada laboral parcial, a menos que se acuerde lo contrario en el convenio colectivo.

Registro de la jornada laboral

Tal y como establece el Ministerio de Trabajo y Economía Social del Gobierno de España, las empresas deben garantizar el registro de la jornada laboral de forma diaria. Este registro debe incluir la hora exacta de inicio y fin de la jornada laboral de los trabajadores y permitirá saber si estos hacen horas extraordinarias o si no se respetan los descansos.

Además, las empresas deben guardar estos registros durante al menos cuatro años y podrán acceder a ellos las personas trabajadoras, sus representantes legales y la Inspección de Trabajo y Seguridad Social.

De todas formas, también puedes llevar tu propia cuenta de las horas trabajadas si así lo deseas.

Ampliaciones y reducciones de la jornada laboral

En ciertos sectores y según la ley española, se podrían establecer ampliaciones o reducciones en la ordenación y duración de la jornada de trabajo y los descansos.

Estos son los sectores en los que las ampliaciones de la jornada laboral están reguladas:

  • Empleados de fincas urbanas, guardas y vigilantes no ferroviarios

  • Trabajos en el campo

  • Comercios y hostelería

  • Transportes y trabajo en el mar

  • Transportes por carretera, transporte ferroviario y personal de vuelo

  • Trabajos a turnos

  • Trabajos cuya acción pone en marcha y/o cierra el trabajo de los demás

  • Trabajos en condiciones especiales de aislamiento o lejanía

  • Trabajos en actividades con jornadas fraccionadas

Estos son los sectores en los que las reducciones de la jornada laboral están reguladas:

  • Trabajos expuestos a riesgos ambientales

  • Trabajos en el campo

  • Trabajos interiores en minas

  • Trabajos subterráneos de construcción y obras públicas

  • Trabajos en cajones de aire comprimido

  • Trabajos en cámaras frigoríficas y de congelación

  • Trabajos en los servicios de tránsito aéreo (controladores civiles)

También se podría solicitar una reducción de la jornada de trabajo por motivos familiares y en el caso de ser víctima de violencia de género o víctima del terrorismo.

Por otra parte, si se reducen los descansos entre jornadas y semanales, deberán compensarse mediante descansos alternativos de duración no inferior a la establecida inicialmente. Sin embargo, también puede acordarse que estos descansos compensatorios se puedan acumular para disfrutarlos junto con las vacaciones anuales.

En todo caso y según el Ministerio de Trabajo, estos descansos compensatorios no se pueden sustituir por una compensación económica, salvo que se termine la relación laboral por motivos distintos a la duración del contrato de trabajo.

Como has visto, no existe un descanso mínimo estipulado para la jornada partida, pero tienes a tu alcance distintas opciones que puedes tener en cuenta. Lo más común es establecer un descanso mínimo de una hora para comer o descansar; no obstante, siempre podría ser más amplio. Esperamos que este artículo te haya ayudado a saber más sobre las jornadas de trabajo en España y algunos derechos laborales de las personas trabajadoras.

Nota: Ninguna de las empresas, instituciones ni organizaciones mencionadas en este artículo están afiliadas a Indeed.

Explorar más artículos