La importancia de la inteligencia emocional en el trabajo

Por Equipo editorial de Indeed

Actualizado el 3 de noviembre de 2022 | Publicado el 25 de mayo de 2021

Actualizado el 3 de noviembre de 2022

Publicado el 25 de mayo de 2021

The Indeed Editorial Team comprises a diverse and talented team of writers, researchers and subject matter experts equipped with Indeed's data and insights to deliver useful tips to help guide your career journey.

Las personas somos criaturas emocionales por naturaleza, sin embargo, solo las que son emocionalmente inteligentes pueden reconocer estas emociones, tanto en sí mismos como en los demás. Esta habilidad puede resultar más natural para algunas personas que para otras, pero la inteligencia emocional no es una habilidad fija, ya que con entrenamiento y práctica, se puede mejorar día tras día, tanto en la vida personal como profesional. En este artículo, analizaremos qué es la inteligencia emocional en el trabajo, por qué es tan importante, y cómo puedes mejorarla.

¿Qué es la inteligencia emocional en el trabajo?

La inteligencia emocional representa la capacidad de percibir, controlar y evaluar nuestras emociones. El poder expresarlas y controlarlas es esencial, pero también lo es el ser capaz de comprender, interpretar y responder a las emociones del resto.

Entender qué es la inteligencia emocional en el trabajo y por qué es tan importante, es crucial en un mundo cada vez más competitivo. La inteligencia emocional en la vida profesional tiene una relevancia cada vez mayor, sobre todo para los líderes y jefes de proyectos, ya que el trabajo en remoto se está expandiendo cada día más. Cuando se trata de alcanzar objetivos o administrar equipos en remoto, es imposible hacerlo con éxito sin aplicar una serie de habilidades emocionales.

La inteligencia emocional es la única parte de la psique humana que podemos desarrollar y mejorar aprendiendo y practicando nuevas habilidades. Manejar las emociones es muy importante en situaciones en las que estamos bajo presión. Podemos mejorarlas gracias a lo siguiente:

  • Dar y recibir retroalimentación.

  • Cumplir con plazos ajustados.

  • Lidiar con relaciones desafiantes.

  • Trabajar por el cambio a través de reveses y fracasos.

¿Por qué es importante tener habilidades emocionales?

La inteligencia emocional es importante porque brinda la capacidad de comprender y manejar las emociones de manera efectiva. Esta capacidad puede proporcionar importantes beneficios en el lugar de trabajo y, además, puede ayudar a desarrollar con éxito tu carrera profesional.

Los principales componentes de la inteligencia emocional se pueden aprender y mejorar. Sin embargo, hacerlos crecer de forma indefinida solo es posible mediante la exposición constante a situaciones difíciles de la vida real, ya que el estrés de esos momentos suele ser la única forma de aprender a mantener el control emocional.

Existen cinco pilares de la inteligencia emocional que debemos aplicar e intentar mejorar cada día:

Conciencia de uno mismo

El primer paso para ser más inteligente emocionalmente es ser consciente de ti mismo. Aprender a reconocer tus propias emociones y a comprender qué las está causando, así como observar qué tipo de situaciones conducen a determinadas respuestas emocionales. La autoconciencia es importante para poder comprender nuestras propias fortalezas y debilidades.

Autorregulación

La conciencia de uno mismo es solo el primer paso. El siguiente es saber cómo manejar tus emociones. Esto incluye reconocer las formas y los momentos adecuados para expresar los sentimientos en vez de solo reaccionar. La autorregulación incluye la comprensión de cómo las habilidades emocionales afectan a los demás. Encontrar formas de aliviar el estrés en el trabajo, mantener la calma y tomarse el tiempo necesario para pensar antes de reaccionar o tomar decisiones, son algunas formas efectivas de practicar la autorregulación.

Motivación intrínseca

Las personas con alta inteligencia emocional encuentran formas de motivarse a sí mismas sin necesidad de la ayuda de otros. Para desarrollar esta motivación intrínseca debes concentrarte en los aspectos del trabajo que más te gustan y reconocer las tareas o desafíos que te satisfacen, con independencia de la recompensa que se obtenga por ello.

Las personas inteligentes a nivel emocional necesitan poca motivación intrínseca porque se enorgullecen de lograr grandes cosas únicamente por el bien de la realización personal.

Empatía

La empatía es la capacidad de interpretar y entender cómo la otra persona se siente y experimenta el mundo, sobre todo cuando esa perspectiva es muy diferente a la propia. Por ello, es mucho más probable que las personas sigan a alguien que muestra una empatía genuina.

Debes esforzarte por ponerte en el lugar de la otra persona para comprender cómo se siente; de ese modo, sabrás responder a las conversaciones y situaciones tomando en cuenta sus emociones. Esta habilidad es importante cuando surgen conflictos, ya que la empatía ayuda a comprender mejor y tener en cuenta la dinámica tácita entre los demás.

Habilidades sociales

Las habilidades emocionales y las sociales a menudo van de la mano. Estas últimas son importantes a la hora de hacer amigos, generar confianza y establecer una buena relación con los compañeros de trabajo. Hay que entender que las habilidades profesionales a veces no son suficientes cuando se carece de las habilidades sociales básicas.

La capacidad de reconocer las emociones ayuda a que las personas que tienen una alta inteligencia emocional respondan de manera adecuada. Una clave para mejorar las habilidades sociales es escuchando de forma activa a los demás, prestando atención a la comunicación no verbal y buscando las formas adecuadas de resolver problemas y minimizar los conflictos.

La inteligencia emocional en el trabajo

Al leer estos 5 pilares es fácil concluir que una persona con inteligencia emocional es el compañero de trabajo ideal. Sin embargo, el mero hecho de poseer una habilidad no es suficiente.

Es importante utilizar la inteligencia emocional en el lugar de trabajo para mejorar las relaciones y el desempeño. La mayoría de los trabajos involucran situaciones estresantes y la necesidad de interactuar de forma constante con otras personas. Estas razones hacen que las habilidades de inteligencia emocional sean valiosos activos profesionales.

Estas son algunas habilidades emocionales clave que se deben aplicar a diario en el trabajo:

Establecer barreras emocionales

Una forma correcta para mantener las emociones fuera de las decisiones laborales es no permitir que los problemas del resto de compañeros te afecten. Mantener una relación estrictamente profesional con todo el equipo ayudará a conservar tus puntos de vista de una manera objetiva.

Mantener el cuerpo en buena forma

Controlar los pensamientos y emociones, y ser conscientes de los de las personas que te rodean es más difícil cuando no tienes suficiente energía física y resistencia. Hacer ejercicio a diario durante al menos 20 minutos te ayudará a mantener la energía y la concentración durante todo el día.

Mantener una mentalidad flexible

Tener metas a largo plazo suele ser muy útil para el desarrollo profesional, sin embargo, los resultados de las acciones a corto plazo tienen el potencial de cambiar el contexto. Mantener una mentalidad flexible y poder ajustar los objetivos a largo plazo en función de la información adquirida es importante para alcanzar el éxito.

Comprender los valores de la empresa y opinar sobre ellos

Estar alineados con los valores principales de la empresa puede ser un componente importante del bienestar emocional. Encontrar un trabajo y una empresa que se adapten a tu personalidad es una buena forma de mejorar la inteligencia emocional.

Claves para mejorar las habilidades emocionales

La inteligencia emocional se puede mejorar con entrenamiento, reflexión y práctica deliberada. Comenzando por la autoconciencia, se pueden encontrar y utilizar las técnicas que mejoran las áreas de inteligencia emocional que nos faltan. Aquí hay algunas claves para aumentar la inteligencia laboral en el trabajo:

Establecer relaciones laborales interpersonales

La mejor manera de desarrollar la inteligencia emocional es practicando en situaciones reales en el día a día como, por ejemplo, ir a comer con compañeros de trabajo, asistir a eventos de networking relevantes y crear relaciones personales con el resto del equipo.

Inclinarse hacia lo positivo

Es imprescindible intentar reemplazar los pensamientos negativos por positivos. En momentos de presión, debes concentrarte en amplificar lo positivo y liderar un equipo con una perspectiva optimista. Cuando las cosas van mal, en lugar de criticar lo negativo, que es lo que reduce la moral del equipo, debes replantear la perspectiva y preguntarte de qué forma puedes mejorar.

Manejar el estrés

El estrés es inevitable en el trabajo. En consecuencia, el ejercicio, la meditación y los descansos regulares son importantes para ayudar a reducirlo.

Programar tiempos para pensar

Como líder o jefe de un proyecto, es importante tener tiempo durante la semana laboral para pensar y planificar los proyectos en curso. Tomar notas en una libreta, hacer listas o escribir dentro de una herramienta en línea de trabajo, son algunas formas de aumentar la autoconciencia y la inteligencia emocional.

Tener un confidente o un mentor

Es útil hablar con alguien de confianza acerca de tus emociones. Pedir consejo o hablar con una persona que comprenda tu trabajo y las responsabilidades que conlleva, te ayudará a reflexionar y a tomar conciencia de lo que debe hacerse, aumentando de esta forma tu inteligencia emocional.

Explorar más artículos