Qué son las faltas graves en el trabajo y cuáles son sus consecuencias

Por Equipo editorial de Indeed

Actualizado el 21 de diciembre de 2021

Publicado el 18 de noviembre de 2021

The Indeed Editorial Team comprises a diverse and talented team of writers, researchers and subject matter experts equipped with Indeed's data and insights to deliver useful tips to help guide your career journey.

Las largas jornadas laborales y el estrés pueden jugarnos malas pasadas y hacer que cometamos errores que afecten a nuestro equipo o empresa. En este artículo queremos contarte qué consecuencias tienen las faltas graves en el trabajo y resolver algunas dudas sobre el tema.

¿Qué son las faltas graves en el trabajo?

Cuando tomamos decisiones como trabajadores, puede que estas tengan consecuencias negativas. En función de la naturaleza de nuestros errores, la empresa puede tomar medidas drásticas contra sus empleados, como no ofrecer beneficios al trabajador o trabajadora, rescindir su contrato o llevar el problema a manos de la justicia. Pero ¿qué podemos considerar como faltas graves en el trabajo?

Una falta grave es aquella que atenta contra la seguridad de la empresa, los empleados y terceras personas implicadas, como clientes o personal de otros servicios relacionados. Por supuesto, estas faltas incumplen el compromiso que establecemos con nuestros empleadores al firmar el contrato de trabajo.

¿Alguna vez has tenido problemas con compañeros conflictivos? En función de cómo sea la relación y la actitud de este tipo de personas, puede considerarse una falta grave. Otros ejemplos de este tipo de irregularidades en el trabajo son:

  • Faltar 2-4 días en un mes sin justificante ni permiso de días personales.

  • Acudir tarde al trabajo sin motivo, con un retraso de hasta 60 minutos en tres ocasiones al mes.

  • Suplantar a otro miembro del equipo, utilizar sus claves para acceder a la información o manipular documentos en nombre de otra persona.

  • Simular un accidente o enfermedad para no ir al trabajo.

  • Desobedecer a las órdenes de trabajo o de seguridad en la oficina, como desatender a las responsabilidades propias o usar materiales que puedan poner en peligro a otras personas.

  • Falsear datos relacionados con la Seguridad Social, como el alta de otros trabajadores o la situación laboral de un compañero.

  • Colaborar con los clientes fuera del horario laboral, al margen de la empresa.

  • Ir al trabajo bajo los efectos del alcohol o las drogas.

  • Revelar información confidencial sobre la empresa.

  • Realizar cinco faltas leves consecutivas.

  • Ofender, faltarle el respeto o acosar sexualmente a otra persona en el entorno laboral, ya sean clientes o miembros de la plantilla.

  • No cumplir con unos estándares mínimos de limpieza e higiene personal durante un tiempo prolongado.

Aunque no sean tan comunes, existen muchos otros casos de faltas graves, como el robo de material de la empresa, el uso indebido del equipo proporcionado por el trabajo (teléfono corporativo, coche de empresa, etc.) o dedicar parte de nuestra jornada laboral para trabajar en otros proyectos. Todas estas situaciones pueden afectar negativamente a la empresa y reducir la productividad de la plantilla.

Posibles consecuencias de cometer faltas graves en el trabajo

¿Qué ocurre si la empresa en la que trabajas considera que has cometido una falta grave? Cuando tus supervisores observan actitudes negativas o falta de compromiso por tu parte, deben notificarte mediante un correo electrónico, una carta o una reunión informativa. Durante este encuentro, la empresa te avisará de lo que ha observado y te avisará de que, si no se producen cambios, podría haber consecuencias que afecten a tu estado como trabajador o trabajadora.

Tras el primer aviso, si la situación continúa y vuelves a cometer una falta grave, la empresa tomará medidas. Debes tener en cuenta que la gravedad de las consecuencias dependerá de cuál haya sido la falta cometida y, en los casos más graves, puede llegarse a juicio.

Tal y como indica el artículo 54 del Estatuto de los Trabajadores, la consecuencia directa de la repetición de faltas graves en el trabajo es el despido disciplinario. Este despido y cese de contrato tendrá que ser notificado por escrito y, si perteneces a un sindicato, tendrás que ponerte en contacto con ellos para informar de la situación. Allí podrán ofrecerte asesoramiento sobre cómo solicitar una vista mientras el despido se formaliza oficialmente.

Si la empresa decide despedirte por haber cometido una falta muy grave que implique a terceras personas o atente contra el patrimonio de la empresa, puede interponer una denuncia contra ti. Esto ocurre en las oficinas donde la persona implicada ha robado material, ha acosado a un superior o ha falsificado información corporativa.

Las 5 preguntas más frecuentes sobre las faltas laborales y las sanciones

Es habitual que los empleados de una empresa no estén informados sobre los procedimientos y consecuencias de las faltas graves en el trabajo, ya que suelen ser situaciones aisladas. Para ayudarte a resolver tus dudas, vamos a dar respuesta a las 5 preguntas más frecuentes sobre las sanciones y faltas laborales.

1. ¿Pueden sancionarme por una falta que cometí hace meses?

Cuando los empleados cometen una falta en el trabajo, la persona responsable de su equipo o departamento deberá informarles de la situación. Sin embargo, esto no siempre ocurre de forma inmediata. Desde el momento en el que la empresa es consciente de la falta del trabajador o trabajadora, dispone de un período máximo para avisar a la persona implicada. Pasado este plazo, la falta prescribe y no podrá tenerse en cuenta en el futuro.

Según la gravedad de la falta, el plazo máximo para notificar a los empleados es:

  • Falta leve: 10 días naturales

  • Falta grave: 20 días naturales

  • Falta muy grave: 60 días naturales

Si la empresa no se percata de la situación y no informa a la persona en cuestión, los hechos quedarán anulados pasados 6 meses. Una vez transcurrido este periodo, la empresa no podrá aplicar ninguna sanción y la falta no deberá quedar registrada en su expediente. Recuerda que, si tu empresa decide despedirte pasado este periodo aludiendo a estas faltas, el despido se considerará improcedente.

2. ¿Perderé mi empleo?

Como hemos comentado, la consecuencia más habitual de una falta grave en el trabajo es el despido. Sin embargo, esta no es la única medida que puede tomar la empresa. Si tu caso no se considera grave, es posible que tus empleadores se reúnan contigo y se busque una solución menos drástica. Por ejemplo, por una falta de productividad podrías no cobrar tus pluses por objetivos o dejar de disfrutar de una jornada flexible si la empresa considera que no cumples con el horario establecido.

Debes saber que en España no se contemplan sanciones que afecten a los derechos de los trabajadores, como la reducción de salario, multas a la plantilla, reducción de las horas para comer y descansar o aumento de horas extra.

3. ¿Cobraré mi sueldo mientras se evalúa la sanción?

En el caso de que la empresa te haya notificado una falta que has cometido y esté evaluando cómo sancionarte, deberás seguir acudiendo a tu puesto de trabajo. Durante este período, la empresa tiene la obligación de pagarte por los días trabajados y no darte de baja en la Seguridad Social. En caso contrario, podrías reclamar el sueldo correspondiente a esos días o formalizar una queja.

4. ¿Afectará la falta a mis futuras oportunidades laborales?

Las faltas que hayas cometido en el trabajo deben ser confidenciales y no compartirse con otros miembros del equipo ni con empresas externas a la tuya. Por este motivo, las faltas en las que no haya habido una demanda oficial no tendrán un impacto negativo en tus futuras búsquedas de empleo. Si, por el contrario, tuviste que acudir a juicio y el resultado se refleja en tus antecedentes policiales, es posible que pueda llegar a oídos de empresas en las que solicites empleo. Recuerda que ninguna empresa puede compartir datos personales sobre tu perfil con terceros sin tu consentimiento explícito.

5. ¿Puedo impugnar la sanción?

Si no estás de acuerdo con la sanción que te ha impuesto la empresa, estás en tu derecho de rebatirla y renegociar la situación. En un plazo de 20 días naturales tras la notificación de la empresa, puedes impugnar la sanción mediante una demanda. Por este proceso, la sanción no quedará formalizada hasta que un juez evalúe el caso y dictamine sentencia. La resolución de este proceso puede resultar en la confirmación de la sanción, la revocación total o parcial de la misma y la anulación.

Es importante conocer cuáles son tus derechos, de modo que sepas qué hacer en caso de una falta grave en el trabajo. Esperamos que estos consejos te hayan ayudado a entender cómo funciona este proceso disciplinario y qué consecuencias tiene en un entorno laboral.

Explorar más artículos