Qué es la comunicación asertiva en el trabajo (con ejemplos)

Por Equipo editorial de Indeed

Actualizado el 12 de noviembre de 2022 | Publicado el 30 de septiembre de 2021

Actualizado el 12 de noviembre de 2022

Publicado el 30 de septiembre de 2021

The Indeed Editorial Team comprises a diverse and talented team of writers, researchers and subject matter experts equipped with Indeed's data and insights to deliver useful tips to help guide your career journey.

Gran parte de los conflictos que las personas enfrentan en el entorno laboral, se originan en la comunicación y por la falta de una comunicación asertiva en el trabajo. Desde problemas con los jefes, el equipo de trabajo, hasta problemas con proveedores y clientes. Por eso, es tan importante trabajar en la comunicación asertiva, ya que, al minimizar los conflictos, mejora el clima laboral, la motivación y el desempeño de quienes trabajan en tu negocio. En este artículo veremos ejemplos de comunicación asertiva en el trabajo para aprender cómo mejorar y practicarla, y así sacarle el máximo beneficio en el entorno laboral.

¿Qué es la comunicación asertiva?

La comunicación asertiva se define como «la capacidad de hablar e interactuar de forma que se consideren y respeten los derechos y opiniones de los demás, al tiempo que se defienden los propios derechos, necesidades y límites personales» (Pipas y Jaradat, 2010, p. 649).

La asertividad es una forma eficaz y no conflictiva de expresar el desacuerdo con una situación o concepto concreto.

Pipas y Jaradat (2010) señalan, además, que los comunicadores asertivos pueden defender sus derechos (o los de los demás) con honestidad y elegancia, de manera que se reducen los conflictos interpersonales y se mantiene el respeto por los demás.

En general, aunque la comunicación asertiva se produce en una variedad de formas y situaciones, generalmente implica lograr los objetivos propios sin crear escenas desagradables o poner en peligro las relaciones.

Ejemplos de comunicación asertiva en el trabajo

  • El contacto visual directo demuestra que el orador es fuerte y no se siente intimidado.

  • Una postura asertiva es encontrar el equilibrio adecuado entre fuerza y desenfado. Por ejemplo, permanecer rígido puede parecer agresivo, mientras que encorvarse puede percibirse como débil.

  • El tono de voz. Una voz fuerte transmite asertividad, pero levantar la voz muestra agresividad y es probable que se reciba con ira.

  • La expresión facial. Las expresiones que no son ni de enfado ni de ansiedad son esenciales para enviar el mensaje correcto. Hay que intentar mantener una expresión neutra.

  • El momento. La comunicación asertiva debe ejecutarse en el momento adecuado (por ejemplo, pedirle algo a tu pareja en medio de una cena con otros no es probable que se reciba bien).

  • Lenguaje no amenazante y no acusador. Por ejemplo, un lenguaje como «¡Si sigues haciendo eso, lo lamentarás!» es más amenazante que asertivo. Debemos pensar lo que queremos obtener, tratar de ponernos en la piel del otro y comunicarnos como nos gustaría que se comunicaran con nosotros.

  • Claridad. Por ejemplo, «¿Puedes dejar de ser así?» es vago, mientras que «¿Puedes dejar de alejarte cuando estamos hablando?» transmite más claramente las necesidades del interlocutor. No te olvides que la otra persona no está en tu cabeza y puede no ver las cosas de la misma forma que tú. No des por hecho que saben o sienten lo mismo que tú.

  • Lenguaje positivo. Por ejemplo, hacer una petición negativa («¿Quieres dejar de dejar tiradas las cosas por toda la casa?») es menos eficaz que una petición positiva «He traído unas cajas. ¿Podrías poner tus cosas en ellas?»).

  • Lenguaje sin críticas a uno mismo o a los demás. Por ejemplo, frases como «Sé que soy demasiado sensible, pero ¿podrías dejar de usar esa palabra?» y «¿Nunca te han enseñado modales?» son más críticas que asertivas.

¿Cómo ser asertivo?

Como todo en esta vida, ser asertivo requiere práctica y dejar atrás algunos comportamientos y formas de comunicarnos que puede que llevemos años usando. He aquí algunos consejos para practicar la asertividad:

  • Expón tu punto de vista o petición con claridad. Dile a la otra persona cómo te sientes con la mayor sinceridad posible, y recuerda escuchar también lo que le dicen los otros. No se trata solo de ti.

  • Piensa en el tono y el volumen de tu voz: cómo lo dices es tan importante como lo que dices. Habla a un volumen de conversación normal, en lugar de gritar o susurrar, y asegúrate de que suenas firme pero no agresivo.

  • Asegúrate de que tu lenguaje corporal coincide: tu oyente recibirá mensajes contradictorios si hablas con firmeza mientras miras al suelo, por ejemplo. Intenta mirar a la otra persona a los ojos, mantente erguido y relaja el rostro. Debes mostrarte cómodo, seguro y relajado.

  • Intenta evitar exagerar con palabras como «siempre» o «nunca». Por ejemplo, «Llegas 20 minutos tarde, y es la tercera vez esta semana» en lugar de «¡Siempre llegas tarde!».

  • Intenta hablar con hechos y no con juicios. Por ejemplo, «En este informe falta información importante» en lugar de «Has vuelto a hacer un mal trabajo».

  • Utiliza las afirmaciones en forma de «yo» en la medida de lo posible, para decirle a la otra persona cómo te sientes, en lugar de acusarla. Por ejemplo, «Cuando dejas los platos en la mesa, me siento mal porque no me gusta el desorden y no debería tener que limpiarlo por ti» en lugar de «¡Eres un guarro!».

  • Practica a menudo: la asertividad es una habilidad que requiere que practiques en muchas situaciones diferentes. Aunque ahora mismo te parezca difícil, recuerda que la práctica hace al maestro y con el tiempo te parecerá la única forma de comunicarte. No olvides elogiarte por tus buenos esfuerzos.

¿Cuáles son los beneficios demostrados de la comunicación asertiva?

Hay muchos beneficios demostrados de la comunicación asertiva y por los que vale la pena ponerlos en práctica, no solo en tu puesto de trabajo sino en tu vida diaria. Algunos de estos beneficios son:

  • mayor conocimiento de ti mismo

  • imagen más positiva de ti mismo

  • mayor probabilidad de encontrar soluciones positivas

  • mayor confianza en ti mismo

  • mayor autoestima

  • más respeto por las opiniones y puntos de vista de los demás

  • mayor autocontrol

  • habilidades de comunicación más eficaces

  • mayor capacidad para evitar conflictos interpersonales

  • reducción de la ansiedad

  • menor probabilidad de ser explotado o coaccionado

  • mayor capacidad para controlar el estrés

  • reducción de la depresión

  • relaciones más sólidas

  • mejor salud

Imagina, por ejemplo, que estás en la cola de un supermercado y alguien intenta colarse cuando llevas ya más de diez minutos esperando, estás cansado y tienes que volver al trabajo. Es un ejemplo fácil que casi todos hemos vivido en algún momento de nuestra vida y nos sirve para ilustrar los beneficios de este tipo de comunicación. Lo fácil sería contestar de mala manera, gritarle a la otra persona que está siendo maleducado, que no está bien lo que hace y que «oye, vaya cara tienes». ¿Qué resultado crees que obtendríamos con ese tipo de comunicación?

En cambio, si te paras a pensarlo, puede que la otra persona no te haya visto y no pretendiera colarse. Y puede que sí que te haya visto y que intentara de verdad saltarse la cola, pero hay mejores formas de evitarlo y decir las cosas de forma que consigas mejores resultados. La persona no solo no se colará, sino que tú seguirás relajado, hablarás con educación y todo quedará en una simple anécdota si la conversación fuera algo así:

  • Perdona, seguro que no te has dado cuenta, pero iba yo delante. No te importa que pase yo primero, ¿verdad?

  • Sí, claro, disculpa. ¡No te había visto!

  • No te preocupes, a veces me ha pasado a mí también.

Si además acompañas esta contestación con una sonrisa, lograrás haber comunicado tu mensaje de mucho mejor forma. Este ejemplo podemos extrapolarlo al ambiente de trabajo para entender la importancia de la comunicación asertiva.

Artículos relacionados:

  • Tipos de comunicación en el trabajo

  • La importancia de la comunicación interpersonal en el trabajo

  • Cómo y por qué desarrollar tus habilidades de liderazgo

  • Las habilidades sociales y su impacto en el crecimiento profesional

  • Comunicación y atención al cliente: habilidades necesarias


Explorar más artículos