Desarrollo profesional

¿Qué son las competencias transversales?

December 17, 2020

Las competencias transversales son las aptitudes y cualidades que mejoran tu rendimiento y eficacia laboral en el día a día. Reciben la denominación de transversales porque son útiles en todos los puestos de trabajo, sin importar el sector o el grado de especialización. También se las conoce como soft skills o “habilidades blandas”, en contraposición a las “habilidades duras”, que se pueden cuantificar y acreditar con un diploma o una titulación.

Competencias transversales en el ámbito de la formación para el empleo

Entre estas habilidades se encuentran aquellas que nos permiten trasladar el conocimiento teórico a los hechos, todo ello a través de nuestro comportamiento. En otras palabras, se trata de la experiencia que nos permite poner en práctica aquello que hemos aprendido y que supone un valor añadido para nuestro perfil. Es similar al concepto de know how o “saber hacer”.

Sin embargo, las competencias transversales también incluyen cualidades y rasgos del carácter que mejoran nuestra eficiencia en el puesto de trabajo, así como la del equipo del que formamos parte. Estos rasgos abarcan tanto cualidades introspectivas, como la capacidad de analizar nuestro comportamiento y aquellos procesos mentales necesarios para realizar cambios, como habilidades sociales con impacto en las relaciones interpersonales y el flujo de trabajo.

En el ámbito de la formación para el empleo, cada cierto tiempo aparecen nuevos conceptos relacionados con las habilidades que es interesante desarrollar para optimizar un perfil profesional. En este contexto, es posible que hayas oído hablar de uno de los nuevos términos de moda: las competencias transversales. Sin embargo, puede que no tengas muy claro de qué se trata. En este artículo, vamos a definir este concepto y a explicarte cómo sacarle todo el partido a la hora de buscar empleo.

Tipos de competencias transversales

Merece la pena informarse de cuáles son las competencias más demandadas para el puesto de trabajo al que quieres acceder. ¿Es importante la capacidad de gestión y planificación, o se valorarán más cualidades como la orientación al cliente y la resolución de problemas? Una vez que sepas qué es lo que busca la empresa, incluye aquellas competencias que estén en tu haber. No es posible ser el empleado perfecto. De hecho, es mejor dar una imagen positiva pero realista que inventarte habilidades que no posees.

A continuación, vamos a explicar las principales competencias transversales que más se demandan en la actualidad:

Productividad

Una de las competencias más apreciadas en el entorno laboral es la capacidad de tomar la iniciativa, también conocida como proactividad. Puede parecer algo sencillo, pero en la práctica hacen falta diversas habilidades específicas para poder valorar una situación sin cometer errores. Así, por ejemplo, es necesario prestar atención a las circunstancias, saber identificar los indicadores que muestran que es preciso emprender una acción y evaluar si te corresponde a ti tomar la decisión o, de lo contrario, buscar la mejor manera de comunicar la necesidad de actuación.

Comunicación

Todo el mundo puede transmitir informaciones a otras personas. Sin embargo, comunicarse de forma efectiva es mucho más que eso. Supone disponer de la inteligencia emocional necesaria como para adaptar el contenido y el estilo de nuestra comunicación en función del interlocutor y de la situación social, y, de este modo, maximizar las posibilidades de lograr el resultado que buscamos. En el ámbito laboral, la capacidad de comunicación implica resolver problemas y tensiones en lugar de crearlos, además de contribuir a generar un ambiente de trabajo armonioso en el que la información se transmita con fluidez.

Trabajo en equipo

La comunicación es un factor determinante. Como ya se sabe, este concepto se refiere a la capacidad de funcionar en sintonía con compañeros, superiores y subordinados, de forma que cada uno asume las funciones que le corresponden, por lo que se garantiza así una atmósfera productiva y enriquecedora para todos los trabajadores.

Orientación al logro u orientación a resultados

Otra competencia muy demandada, sobre todo en aquellas empresas que trabajan por proyectos. En algunos puestos de trabajo, el empleado realiza las mismas tareas todos los días, sin tener que preocuparse de alcanzar un determinado objetivo. Sin embargo, en otras profesiones, es necesario estructurar el trabajo alrededor de metas o logros. Esto implica que los empleados deben tener presente en todo momento la importancia de alcanzar ese objetivo para priorizar tareas y adaptar los ritmos y el modo de trabajo a ese fin.

Aprendizaje continuo

Se refiere a la capacidad de incorporar nuevos conocimientos que son necesarios o resulten útiles para optimizar el rendimiento en el ámbito laboral. Un claro ejemplo son aquellas profesiones en las que se trabaja con nuevas tecnologías. Estas, al estar en constante cambio, obligan al empleado a no quedarse atrás y a mantenerse al día para poder manejar las herramientas más recientes e innovadoras. Esta competencia también está relacionada con la adaptabilidad y la capacidad de cambio, puesto que existen sectores que están experimentando profundas transformaciones; en este contexto, los profesionales deben estar dispuestos a formarse y a adquirir las habilidades necesarias para las nuevas tareas.

Resolución de problemas

Por último, otra competencia muy valorada. La aparición de imprevistos y obstáculos de todo tipo es una constante que está presente en todos los sectores profesionales. Sin embargo, es crucial que estos problemas se resuelvan de la forma más sencilla posible desde el punto de vista burocrático y administrativo. Por ello, es fundamental que los empleados sepan reaccionar con rapidez ante nuevos desafíos, sin importar que los estén afrontando por primera vez, e implementar soluciones creativas para resolver estos imprevistos.

¿Cómo sacar partido a las competencias transversales?

Si estás tratando de optimizar tu perfil profesional para encontrar empleo, entonces te interesará saber qué hacer para sacar el máximo rendimiento a tus competencias transversales y lograr tu objetivo. Desde hace tiempo se recomienda dedicar un apartado de tu currículum a habilidades y aptitudes, a poder ser a continuación del bloque de experiencia profesional o después de los conocimientos técnicos e idiomas.

Para aportar credibilidad a tu descripción, puedes incluir en tu carta de presentación o de motivación algunos ejemplos de tu experiencia laboral que verifiquen las competencias indicadas. Si alguna vez resolviste de forma magistral un imprevisto ante el que nadie sabía cómo actuar, si introdujiste una nueva tecnología en tu empresa o si lograste optimizar un proceso especialmente complicado, ésta es tu oportunidad de presumir de ello. Recuerda que en el caso de recibir una invitación a una entrevista de trabajo te podrían solicitar un ejemplo reciente de estos hechos, o puede que te describan un determinado escenario y te pidan que expliques cómo reaccionarías en esa situación.

Otra manera de acreditar competencias transversales es mediante cartas de recomendación de antiguos superiores. Lo que cuentes en tu currículum siempre podrá ser objeto de duda por parte de los responsables del proceso de selección, pero si tu anterior jefe te describe de forma positiva tendrás mucho ganado. Por ejemplo, podría destacarte como alguien con excelentes dotes organizativas, capacidad de improvisación y un gran espíritu de equipo.

Consejos para mejorar e implementar las competencias transversales

Hoy día existen infinidad de ofertas de formación para mejorar tus competencias transversales. Nunca está de más realizar algún curso para reforzar aspectos que puedan ser bastante determinantes en tu currículum. Es cierto que muchas habilidades se corresponden con rasgos innatos o cualidades adquiridas en los primeros años de vida, pero eso no significa que no se puedan entrenar.

El primer paso es comprender por qué estas competencias mejoran la eficiencia en el puesto de trabajo. Una vez que somos conscientes de la importancia de la comunicación para los flujos de trabajo de una empresa, estaremos mucho más atentos a cómo se producen estas interacciones, lo que a su vez nos ayudará a entender qué conductas nos llevan a un resultado positivo y cuáles son poco efectivas. Para aquellas personas que experimenten serias dificultades relacionadas con una competencia en concreto, existe la posibilidad de acudir a un coach especializado.

Sea como fuere, hoy día las competencias transversales forman parte indiscutible de lo que se considera el perfil profesional de un potencial empleado. Si estás en proceso de búsqueda de empleo, conocer tus puntos fuertes en materia de “habilidades blandas” y saber cómo ponerlos en valor es tan importante como destacar tu formación o tu experiencia profesional. Así que, si no lo has hecho aún, éste es el momento de ponerte a analizar las aptitudes más demandadas en tu sector y estudiar cómo sacar el máximo partido a tus propias competencias transversales.

Relacionados

Ver más 

Cómo pedir una baja voluntaria sin preaviso

Hay ocasiones en las que no queda más remedio que pedir una baja voluntaria sin preaviso. Antes de hacerlo, es importante saber las consecuencias que tendrá

Saca el máximo partido al networking para conseguir trabajo

El networking te permitirá darle un nuevo impulso a tu carrera y ampliar tu horizonte laboral. Te contamos cómo aprovecharlo al máximo.