Desarrollo profesional

Cómo pedir una baja voluntaria sin preaviso

December 17, 2020

Pueden existir circunstancias que te lleven a considerar pedir una baja voluntaria sin preaviso. Antes de dar este paso, debes informarte bien sobre las consecuencias de esta decisión.

Muchos trabajadores no están satisfechos con su empleo actual. La baja remuneración, un ambiente de trabajo hostil y la carencia de oportunidades para ascender son las causas más comunes. Tienes todo el derecho a aspirar a mejores condiciones de trabajo, pero, si decides cambiar, hazlo de la manera apropiada.

Asegúrate de dejar abiertas todas las puertas en tu trayectoria profesional. Nadie sabe qué vueltas dará la vida y nunca está de más dejar una buena impresión.

¿Qué debes saber sobre la baja voluntaria sin preaviso?

El artículo 49 del Estatuto de los Trabajadores contempla las condiciones que dan lugar a la finalización del contrato laboral. En el apartado d) se refiere a la baja voluntaria. En este sentido, estipula que el trabajador debe cumplir con el preaviso previsto en los convenios colectivos o los reglamentos internos de la empresa. En consecuencia, conviene estar al tanto de lo que establece el convenio de tu empresa o sector. En general, el plazo para la notificación previa es de 15 días.

Cabe destacar que estos requisitos no se suelen recogen en el contrato de trabajo. Dado que no es un derecho que pueda acordarse de forma individual, hay que ceñirse a la negociación colectiva. Esta norma rige tanto los contratos indefinidos como los de duración determinada, siempre que estos sean superiores a un año. El preaviso es obligatorio aunque no hayas firmado un contrato. La legislación estima que, aún en ausencia de este documento, priman los derechos y obligaciones propios de la relación laboral.

Los trabajadores en periodo de prueba son los únicos exentos de cumplir el preaviso. Para que el periodo de prueba se considere como tal y sea válido, debe recogerse en el contrato de trabajo. De igual forma, debe enmarcarse en los límites de tiempo establecidos en el convenio colectivo.

¿Cuáles son las consecuencias de una baja voluntaria sin preaviso?

Dado que es una obligación, si el trabajador dimite y no cumple el preaviso, la empresa puede aplicar medidas compensatorias. Por ejemplo, puede descontar del finiquito los días de ausencia del preaviso. En algunos casos, el convenio colectivo puede intentar descontar el doble, es decir, el salario de dos días por cada día de preaviso no trabajado.

Asimismo, si el finiquito fuera insuficiente para cubrir esta cantidad, la empresa tiene el derecho de reclamar la indemnización de forma judicial. La intención es resarcir al empleador por los perjuicios causados derivados de la marcha repentina del trabajador. Se trata de una situación poco frecuente, pero no por ello inédita. Se aplica cuando el empleado ocupa un puesto de responsabilidad, cuya ausencia afecta de forma grave a la productividad de la organización.

Derechos de los trabajadores que solicitan una baja voluntaria sin preaviso

Cuando un trabajador pide la baja voluntaria en una empresa, este pierde todo derecho a la prestación por desempleo. Para disfrutar del «paro» es indispensable que la situación de desempleo responda a una causa involuntaria. Esta premisa tiene, sin embargo, ciertos matices. Hay algunas condiciones que justifican la finalización de la relación laboral por parte del trabajador, sin menoscabar sus derechos.

Se refiere a situaciones que, pese a no ser un despido, son ajenas a la voluntad del trabajador. Podemos mencionar las modificaciones de la jornada laboral, que incluyan cambios de horario o traslado del centro de trabajo. También entran en esta categoría algunos incumplimientos de las condiciones acordadas, como, por ejemplo, la falta de pago de salarios. Y, por supuesto, si se es víctima de violencia de género, discriminación o malos tratos.

Sea cual sea el tipo de baja, voluntaria o no, el trabajador siempre tiene derecho al cobro del finiquito. Este comprende el pago de los salarios y bonificaciones del mes en curso, las vacaciones no disfrutadas y pagas extras no cobradas. Por otra parte, te conviene saber que tienes derecho a anular la baja voluntaria, con posterioridad a su presentación. Es decir, si en el transcurso de los días de preaviso decides retractarte, la empresa deberá aceptar la continuidad laboral. Solo podrá negarse si ya hubiera contratado a otro trabajador para ocupar tu puesto.

Razones para pedir una baja voluntaria sin preaviso

En condiciones normales, lo ideal es pedir la baja y cumplir con el preaviso. De esta forma, el trabajador no perderá ningún derecho y podrá mantener una buena relación con su antiguo empleador. Sin embargo, hay circunstancias que pueden impulsar a tomar esta decisión, como el acoso laboral. Si el empleado es víctima de acoso laboral o se sientes discriminado, querrá abandonar su puesto de trabajo lo más rápido posible. Además, en esas condiciones, es poco probable que el empleador esté dispuesto a dar buenas referencias del trabajador.

En todo caso, recuerda que el acoso laboral está penalizado en distintos apartados de la legislación española. Vulnera derechos recogidos en la Constitución, el Código Penal y el Estatuto de los Trabajadores. Si se decide emprender una acción legal, se debe buscar la ayuda de un abogado especializado en esta rama y se deberá presentar pruebas que sustenten la demanda. Se admiten grabaciones de audio o vídeo, referencias de testigos, copia de mensajes de WhatsApp o correos electrónicos. De igual forma, se suele pedir la presentación de un informe pericial psicológico.

Si la demanda procede, el trabajador tendrá derecho a una indemnización y la baja se gestionará como un despido improcedente. En este caso, podrá recibir la prestación por desempleo.

Otros motivos para pedir una baja voluntaria sin preaviso

Las personas que sufren síntomas del trabajador quemado suelen recurrir a esta alternativa en un momento de desesperación. Tu salud es lo más importante y debe ser la prioridad. Sin embargo, es conveniente tomar esta decisión después de analizar sus pros y contras. El burnout podría no desaparecer aunque abandones tu trabajo. Debes buscar soluciones efectivas y a largo plazo.

También se puede dar el caso de que hayas encontrado una buena oportunidad laboral, pero debes incorporarte al puesto de inmediato. Habla con tu empleador y encontrad juntos una solución. De lo contrario, tendrás que pedir la baja voluntaria sin preaviso. Procura hacerlo de manera cortés y facilitar el proceso de contratación de tu sustituto. Puedes recomendar a algún colega de tu confianza u ofrecerte a resolver cualquier duda del futuro trabajador.

Alternativas a la baja voluntaria sin preaviso

Cuando la baja voluntaria sin preaviso responde a una situación de agotamiento, podrías considerar pedir una excedencia. Esto te permitiría alejarte de tu cargo por un tiempo sin interrumpir la relación laboral.

Durante el periodo de excedencia, no percibirás remuneración ni tendrás prestación de desempleo, pero tendrás asegurada la reincorporación a la empresa. Puedes pedir esta licencia durante un plazo mínimo de cuatro meses y máximo de 5 años.

Para solicitarla, deberás tener una antigüedad mínima de un año en tu puesto de trabajo.

¿Cómo pedir una baja voluntaria sin preaviso?

La solicitud de la baja voluntaria sin preaviso debe ser por escrito. Nuestra recomendación es que hagas dos copias de la carta y conserves una firmada por la empresa como resguardo. De esta manera, estarás amparado ante cualquier irregularidad.

Si no tienes ningún respaldo, podrías quedar en una situación indefinida hasta que la empresa tome una decisión. Es decir, dado que no hay ningún documento que obligue al empleador a notificarlo ante la Seguridad Social, la baja podría retrasarse. En consecuencia, no podrías exigir el finiquito, pues la relación laboral aún no habrá acabado de forma legal.

Por ello, es muy importante que en la solicitud de la baja voluntaria sin preaviso indiques cuál será tu último día de trabajo. También debes corroborar que la fecha sea acorde a lo que establece la ley o el convenio.

Plantilla de la carta para solicitar la baja voluntaria sin preaviso

Para solicitar la baja voluntaria sin preaviso, puedes usar esta plantilla/carta, que recoge los datos indispensables:

Asunto: Baja voluntaria

Estimado [nombre del empleador]:

Considere esta carta como una notificación oficial de mi solicitud de baja voluntaria al cargo de [nombre del puesto] en [nombre de la empresa]. Lamento comunicarle que no podré cumplir con los 15 días de preaviso y mi último día de trabajo será el [fecha]. Espero acepte mis disculpas por esta decisión. Agradezco las oportunidades que me han brindado durante mi tiempo en la empresa.

Sinceramente,

[Nombre]

[Datos de contacto: número de teléfono y/o correo electrónico]

Es lógico que dar este paso te cause algo de inquietud o temor. Si estás seguro de tus razones, no te detengas. Procura dejar un buen recuerdo y mira hacia el futuro.

Relacionados

Ver más 

Saca el máximo partido al networking para conseguir trabajo

El networking te permitirá darle un nuevo impulso a tu carrera y ampliar tu horizonte laboral. Te contamos cómo aprovecharlo al máximo.

¿Qué son las competencias transversales?

Las competencias transversales son determinantes para tu perfil profesional. Aprende a sacarles el máximo partido durante tu búsqueda de empleo