CV y cartas de presentación

Cómo poner la experiencia laboral en el currículum

May 25, 2021

La experiencia laboral es uno de los apartados más importantes en cualquier currículo. Es la sección que te permitirá demostrar al reclutador que tienes las habilidades necesarias para el puesto de trabajo que solicitas. Más allá de enumerar las empresas en las que has trabajado, aprovecha para explicar todo lo qué has hecho durante tu vida profesional de forma breve y concisa. De esta manera, el encargado de la selección tendrá una visión más clara de tu valía profesional.

Cómo reflejar la experiencia laboral en el currículo

La información básica de la sección de experiencia laboral incluye los datos de la empresa, el puesto que ocupaste y la franja de tiempo en la que trabajaste allí. Sin embargo, cada vez es más frecuente añadir una breve descripción de las responsabilidades y logros. Es también un buen lugar para mostrar las habilidades previas o las que has aprendido en dicho puesto.

En ocasiones, quienes buscan su primer empleo se desaniman por no saber cómo completar esta parte del currículo. Si este es tu caso, no te preocupes, porque siempre hay algo que puede ser de interés para el reclutador, aunque no sean experiencias remuneradas. El trabajo voluntario y las prácticas en empresas también son antecedentes laborales.

Al momento de redactar la experiencia laboral, debes tener en cuenta la necesidad del empleador, es decir, enfoca tus habilidades en los requerimientos del puesto. Puedes usar palabras clave para describir tus funciones, o mencionar metas alcanzadas que sean relevantes para la oferta.

Claves para presentar la experiencia laboral en el CV

El responsable de la selección de personal tiene poco tiempo para revisar cada currículo. Por eso debes asegurarte de que la información sea clara, completa y ordenada. De esta forma, aumentarán las probabilidades de que te tenga en cuenta para el puesto de trabajo. Al escribir tu experiencia laboral debes prestar atención tanto al contenido como a la organización de los datos.

Información completa y precisa

Antes de enviar tu currículo haz que algún conocido le eche un vistazo. Si es posible, alguien que no esté familiarizado con tu experiencia laboral. Luego, pídele que describa en qué has trabajado. Es una manera de comprobar si la información refleja de forma clara cuál ha sido tu experiencia. Asegúrate de mencionar:

  • Nombre de las empresas donde has trabajado. Debe ser el nombre completo, tal y como se ha registrado la empresa. A veces, cuando se trata de empresas poco conocidas, se puede añadir una breve descripción. Si tienes muchos años de experiencia y has pasado por muchas empresas, identifica solo las más recientes. En general, es suficiente con mencionar las actividades realizadas en los últimos 10 años. Por otra parte, si has pasado mucho tiempo en tu último trabajo, puede ser interesante incluir algunas experiencias anteriores.
  • Ubicación de las empresas. Esto adquiere mayor relevancia cuando se ha trabajado en diferentes ciudades o países. Puede dar testimonio de tus conocimientos de otros idiomas o tu flexibilidad para desplazarte. Basta con indicar la ciudad, pero también debes aprovechar bien el espacio de tu CV, así que puedes omitir la dirección completa.
  • Fecha. Es importante indicar la fecha de inicio y cese de la relación laboral. Suele utilizarse el formato de mes y año. Sin embargo, si en algún periodo has pasado unos meses desempleado puedes indicar solo los años. En la entrevista podrás explicar las razones de esas brechas, pero, en un primer momento, es mejor no dar pie a que te descalifiquen.
  • Cargo o título del puesto. Utiliza el nombre del puesto que se usaba en la empresa, con tanto detalle como sea necesario. Por ejemplo, es mucho más esclarecedor decir «Auxiliar administrativo del departamento de compras» que solo «Auxiliar administrativo». Evita el uso de siglas, tan habituales en los puestos de las empresas multinacionales, y, si las usas, asegúrate de añadir su significado.
  • Funciones y responsabilidades. En esta descripción puedes indicar el impacto de tus tareas y los logros obtenidos. Es una manera directa de comunicar tus habilidades. Un Community Manager, por ejemplo, podría indicar que se encargó de la «Gestión de las redes sociales de la compañía», o también que fue responsable del «Diseño y ejecución del plan de social media, con un retorno de inversión del 20 %». ¿Cuál crees que llamará la atención del reclutador?
  • Promociones y ascensos. Es bastante importante para los trabajadores que han desarrollado una larga trayectoria en una empresa. Mencionar los avances de carrera es un buen indicador del desempeño profesional. Refleja compromiso, orientación al logro y responsabilidad.
  • Reconocimientos. Si has obtenido algún premio o condecoración por tu desempeño, no olvides indicarlo. Al igual que el punto anterior, demuestran que eres un profesional comprometido y orientado al éxito.
  • Experiencias no profesionales. Además del voluntariado o las prácticas, si tienes poca experiencia en tu área puedes mencionar otros trabajos realizados. Aunque no estén relacionados de forma directa pueden servir de referencia acerca de tu capacidad para comprometerte y cumplir con las tareas. Lo ideal es conectarlos de alguna forma con las funciones del cargo al que aspiras. Por ejemplo, si optas a un puesto docente y durante tus estudios fuiste ayudante de un profesor, ya tienes algo de veteranía. Si has trabajado como azafata, es probable que puedas acreditar experiencia en la atención al público.

Estructura ordenada y simple

Hay al menos tres formas de presentar la experiencia laboral en el currículo. La elección de una u otra depende de tu historial y de los requisitos del puesto:

  • Orden cronológico. Es el formato clásico, en el cual se ordena el currículo en orden inverso. Es decir, primero se menciona el trabajo más reciente y luego se enumeran los puestos anteriores. Permite mostrar el progreso profesional de forma rápida. Es adecuado para quienes tienen una experiencia extensa y continua.
  • Formato funcional. Agrupar la experiencia laboral por bloques funcionales es ideal cuando se tiene poca experiencia o lagunas importantes en el CV. Le otorga mayor relevancia a las habilidades y logros afines al puesto solicitado. De igual forma, debe mencionarse el nombre del empleador y el periodo durante el que trabajaste.
  • Esquema mixto. En este caso las experiencias laborales se agrupan por las funciones desempeñadas o las habilidades requeridas. Es un modelo flexible, que se utiliza mucho para optar a puestos de responsabilidad.

Consejos sobre cómo incluir la experiencia profesional en el CV

Hay algunas recomendaciones finales para escribir la experiencia laboral en el currículo y obtener mejores resultados. Además del adecuado uso del lenguaje y el estricto apego a las reglas gramaticales y ortográficas, son importantes:

  • La concisión. El tiempo es escaso para todos. El reclutador agradecerá revisar un CV ordenado y donde los datos se presenten de forma directa. Podrá encontrar las referencias de forma fácil y sencilla para tomar una decisión. Por ello, solo debes incluir información relevante. Es una buena idea hacer uso de viñetas para desglosar las funciones y logros. De esta forma, se podrá apreciar más rápido cuáles son las cualificaciones del candidato.
  • La organización. Todos los datos del curriculum deben estar organizados en secciones, así como seguir un orden y evitar los saltos temporales. Además, conviene decidir que tipo de datos quieres que el empleador vea primero. Por ejemplo, para algunas personas puede ser más relevante hablar de su formación, pero otros preferirán hacer énfasis en su experiencia laboral. En algunos currículos, el apartado de formación está a continuación de los datos personales. Sin embargo, en otras áreas laborales se da prevalencia a la trayectoria profesional. El modelo Europass sigue este último modelo de organización.
  • La precisión. Todos los datos deben poder comprobarse y coincidir en fechas y puestos con los reflejados en tu vida laboral. Además, debes procurar que la descripción de tus tareas sea breve pero ilustrativa. Se suele caer en el error de dar mayor peso a la empresa donde se trabajó que al trabajo realizado, pero los logros y habilidades de un profesional no están relacionados con el tamaño o importancia de la organización. En una pequeña compañía se pueden adquirir muchas destrezas que en las grandes corporaciones serían impensables.
  • La pertinencia. El currículo no es el espacio adecuado para extenderse en explicaciones. Es cierto que las brechas en la experiencia laboral generan ansiedad en los candidatos, de hecho, en muchos casos estas se deben a actividades formativas o a condiciones particulares. En ningún caso debe usarse el CV para ahondar en estas razones, ya que, si fuera por coincidencia con periodos de formación, quedará claro en el apartado correspondiente. Por otra lado, si se necesitara argumentar algún periodo de baja, deberá hacerse en la carta de presentación y no en el currículo.

Por último, una vez más hay que enfatizar la importancia de ajustar siempre el currículo a la oferta de trabajo. En la experiencia laboral y en el objetivo profesional, el reclutador debe encontrar la respuesta a los requisitos del puesto vacante.

Relacionados

Ver más 

Certificado de profesionalidad y acreditación de competencias profesionales

La experiencia profesional puede acreditarse con un Certificado de Profesionalidad. Este documento oficial convalida las competencias adquiridas por trabajo.

Email de autocandidatura: consejos y pasos a seguir

En un email de autocandidatura, hay que seguir una estructura y una serie de pasos para tu solicitud, enviar adjunto el currículum y una carta de presentación.