Cómo hacer una carta de presentación para tu CV

Por Equipo editorial de Indeed

Actualizado el 4 de noviembre de 2022 | Publicado el 17 de diciembre de 2020

Actualizado el 4 de noviembre de 2022

Publicado el 17 de diciembre de 2020

The Indeed Editorial Team comprises a diverse and talented team of writers, researchers and subject matter experts equipped with Indeed's data and insights to deliver useful tips to help guide your career journey.

En algunos procesos de selección, el candidato puede acompañar su curriculum vitae con una carta de presentación. Este documento complementa la postulación y le permite al reclutador tener más información sobre el interesado.

Aunque no sea obligatoria, es una buena idea adjuntarla, ya te permite demostrar tu interés por el puesto. Esto llamará la atención del reclutador y aumentará las probabilidades de que te llamen a una entrevista laboral.

En la carta de presentación de tu CV, puedes presentar pruebas concretas de algunos rasgos de tu personalidad y habilidades de comunicación, que no suelen tener cabida en un currículum. Por ello, es importante dedicar tiempo y atención a su redacción y asegurarse de seguir las reglas básicas que te presentamos a continuación.

Cómo escribir una carta de presentación para tu CV que sea atractiva

Recuerda que el objetivo de la carta de presentación es despertar el interés del empleador y diferenciarse de otros candidatos. Por tanto, tu redacción debe ser correcta y cumplir con todas las normas de cortesía, redacción y ortografía. La carta es tu primer punto de contacto con la empresa. En este sentido, es decisiva para causar una primera buena impresión.

A continuación, te explicaremos cómo puedes organizar tu carta de presentación para conseguir un gran éxito:

  1. Identificación: En la parte superior, debes apuntar tu nombre y dirección. Hoy en día, se suele incluir el correo electrónico, pues es la forma más utilizada para mantener la comunicación. Estos datos pueden colocarse en el centro de la página o alineados a la izquierda. No hay una regla formal de alineación, así que puedes utilizar la que prefieras.

  2. Lugar y fecha: Indica en qué ciudad resides y añade la fecha del día que envías la carta. Esta información se alinea hacia el margen derecho de la página.

  3. Destinatario: Personaliza la comunicación. Escribe el nombre de la persona encargada del proceso de selección o su cargo. Puedes extraer esta información directamente de la oferta de trabajo o de la página web del empleador. Si no puedes identificarlo, utiliza la dirección de la propia empresa.

  4. Saludo: Recuerda que es una comunicación formal, por lo que deberías utilizar expresiones de cortesía estándar, como “Estimado/a X”. También puedes añadir alguna frase del tipo “Es un placer saludarle” o “Reciba un cordial saludo”.

  5. Introducción: En el primer párrafo del cuerpo de la carta, explica porqué quieres trabajar con ellos y especifica el puesto que estás solicitando. Incluye alguna frase que denote tu entusiasmo por el trabajo o la empresa. Debes dejar claro porqué estás optando a ese puesto.

  6. Presentación: Después, escribe un párrafo con una breve descripción general acerca de tu experiencia. Prioriza aquellos antecedentes que sean relevantes para el puesto al que optas. También debes revisar la descripción del cargo ofrecido. Allí, encontrarás claves que te permitirán discernir cuáles son las experiencias en las que más debes centrarte. En este apartado, menciona también tu formación y sigue los mismos criterios que usaste para la trayectoria laboral.

  7. Ventaja diferencial: En este punto, debes explicar lo que te hace destacar frente a otros candidatos. Enfócate en algún logro o habilidad relevante. Incluye información que avale tu desempeño, como éxitos y resultados medibles. También puedes señalar habilidades y especializaciones que sean significativas para el puesto. Asegúrate de que los detalles que añades son diferentes a los de tu currículum, ya que este es el espacio adecuado para relatar casos o experiencias concretas que marquen la diferencia.

  8. Cierre: Concluye tu carta de presentación con un párrafo que recapitule tus motivaciones para optar al puesto y explica por qué deben contratarte. Sé directo y conciso, y asegúrate de incluir una frase en la que manifiestes tu deseo de futuras comunicaciones, como: “Agradezco su atención y quedo en espera de su oportuna respuesta”.

  9. Firma: Usa una expresión de despedida como “Atentamente” o “Le envío un cordial saludo” y firma con tu nombre.

Tipos de cartas de presentación

Existen diferentes modelos de cartas de presentación que se clasifican con base en el tipo de puesto, la experiencia del candidato y las condiciones de postulación. Aunque todas comparten una estructura común, cada una de ellas tiene sus particularidades. ¡Vamos a echarles un vistazo!

Carta de presentación para un primer empleo

Al comienzo de nuestra vida laboral, es normal no tener experiencia. En estos casos, debemos enfocarnos en las motivaciones.

Cuando escribas una carta de presentación para optar a un primer trabajo, resalta tu formación, habilidades y aptitudes:

Hace poco, he finalizado mis estudios de… en … Durante mi formación, tuve la oportunidad de participar en el Modelo de Naciones Unidas de mi universidad. Esta experiencia me permitió desarrollar habilidades de resolución de conflictos. Igualmente, colaboré con diversas iniciativas de voluntariado, que mejoraron mi capacidad para el trabajo en equipo. Por otra parte, dado mi interés y facilidad para los idiomas, he realizado estancias y cursos en Alemania e Inglaterra. He logrado la acreditación del nivel C1 en ambas lenguas.

Carta de presentación para una oferta publicada

Esta es la carta de presentación más común. La clave para el éxito reside en adaptar nuestro texto a los requerimientos de la oferta. Para ello, relaciona tus conocimientos, habilidades y experiencias con la descripción del cargo al que te presentes.

Incluye frases del tipo “Estoy muy interesado en trabajar en su empresa, por el prestigio y renombre que tiene en el sector”. También puedes apelar a sus principios y valores: “Como persona preocupada por el medio ambiente, me interesa particularmente formar parte de una organización como XXX, que se distingue por sus prácticas ecológicas y sostenibles”.

Carta de presentación para una empresa que no tiene posiciones abiertas

En ocasiones, podemos enviar nuestro currículum a una empresa aunque no haya procesos de selección en curso. Se trata de organizaciones por las que sentimos especial afinidad o que nos interesan particularmente. En estos casos, la carta de presentación cobra aún mayor relevancia.

Debes conseguir que el reclutador se interese por tu perfil y quiera contactarte. Además de exponer tus motivaciones, expresa abiertamente tu intención de participar en procesos de selección futuros con frases tipo: “Me gustaría que considerara mi candidatura para futuros procesos de selección, pues me sentiría honrado de formar parte de esta organización”.

Carta de presentación tras una entrevista laboral

El nombre correcto para este tipo de textos es “carta de agradecimiento”. Se trata de una comunicación que se envía después de haber participado en una entrevista de trabajo. Su función es agradecer al reclutador la oportunidad recibida. Es indispensable que la comunicación se dirija a la persona que te entrevistó, con su nombre y cargo claramente especificado. Es un documento poco habitual, pero sirve para demostrarle a la persona que estás muy interesado en el puesto.

Carta de presentación para prácticas o estudios

Se suele definir como “carta de motivación”.

La estructura de las cartas de presentación y de motivación es básicamente la misma. En cambio, difieren en su finalidad. Estas últimas se utilizan para solicitar una beca, una plaza en una escuela, prácticas empresariales o trabajo como voluntario.

Además, debes usar un estilo de redacción diferente. En las cartas de presentación, se usa un lenguaje más formal, mientras que, en las cartas de motivación, se admite un tono más relajado. En función del objetivo y destinatario de esta, el texto puede ser más creativo e ingenioso.

Consejos para tu carta de presentación

Con respecto a la redacción, además de las pautas mencionadas, presta atención a la extensión de la carta. La carta de presentación de tu CV no debe superar nunca la longitud de una página. Con unas 300 palabras será suficiente.

El cuidado del lenguaje es otro aspecto muy importante. Si es posible, familiarízate con la cultura de la empresa y el tono de sus comunicaciones. En un banco, por ejemplo, suelen prevalecer las expresiones formales. En una agencia de publicidad, por el contrario, el lenguaje tiende a ser más casual.

Procura que tus escritos sean claros y concisos. Evita referencias vagas a tus experiencias o habilidades. El reclutador debe entender fácilmente cuál es tu bagaje y en qué se diferencia de otros candidatos. Apoya sus afirmaciones con hechos o datos concretos.

Recuerda incluir una frase final que demuestre tu interés por mantener la comunicación, por ejemplo:

Estaría encantado de conversar con usted para ampliar personalmente la información que le remito. Puede contactarme cuando le resulte conveniente a través del teléfono (número) o por correo electrónico a (dirección).

Artículos relacionados:

  • ¿Qué es un currículum funcional y cómo hacerlo?

  • ¿Cuál es la estructura de una entrevista de trabajo?

  • ¿Cómo poner el carnet de conducir en el currículum?

  • ¿Cómo hacer un buen perfil profesional?


Explorar más artículos