CV y cartas de presentación

Aptitudes prácticas para escribir un currículum con éxito

September 11, 2020

Al contratar, los responsables de Recursos Humanos mostrarán un interés particular por las aptitudes que posees y que puedes aportar a la empresa. Por eso, es tan importante que describas tus mejores habilidades para el puesto de trabajo al que optas. Escribir un buen currículum es un acto de equilibrio; debes enfocarte en hacerlo conciso y exacto, a la par que proporcionas información de calidad para llamar la atención de la persona que lo revisa. En este artículo, veremos más de cerca las mejores aptitudes que puedes incluir en un CV y la forma más adecuada de exponerlas.

Tipos de aptitudes: blandas y duras

Las aptitudes son los talentos inherentes y la experiencia que posees para desempeñarte en una tarea o un trabajo. Las capacidades laborales te ofrecen la posibilidad de realizar tareas específicas, mientras que las sociales son universales y te ayudan a lidiar con las tareas cotidianas.

Además, podemos distinguir entre aptitudes blandas y duras. A continuación, te resumimos las más importantes.

Aptitudes blandas que poner en un currículum

  • Resolución de problemas: no importa el puesto de trabajo al que aspires, la resolución de problemas es una de las habilidades que necesitas incluir en el currículum. Los empleadores quieren saber qué es lo que aportas, y si surge un problema, cómo lo solucionarías. Por eso mismo está en el primer puesto de la lista de las mejores aptitudes que se pueden poner en un CV.
  • Espíritu de equipo: casi todos los empleos necesitan que trabajes junto a otros compañeros. Por ello, la empresa querrá saber si eres una persona válida para desempeñarte sin problemas en un ambiente de equipo.
  • Organización: la presentación de un currículum estructurado representa tu capacidad para crear, así como de ordenar proyectos y tareas.
  • Flexibilidad: muchas empresas e industrias aprecian a los trabajadores que son dinámicos, flexibles y se adaptan a cada situación. También se valora de forma positiva a aquellos que poseen la capacidad de utilizar diferentes métodos y técnicas para abordar una variedad de circunstancias y, así, obtener el mejor resultado.
  • Creatividad: razonar de forma independiente y encontrar soluciones originales e ideas creativas es una ventaja clara al aspirar a un puesto de trabajo.
  • Inteligencia emocional: se refiere a la habilidad de señalar y cuidar tus propias emociones, así como los sentimientos de otros seres humanos. En un ambiente de trabajo, esto se muestra en la racionalidad y la sensatez al manejar situaciones comprometidas. Es una de las habilidades que deberías incluir en un currículum, ya que todos los empleadores lo consideran un factor relevante.
  • Responsabilidad: para que la empresa te valore, tienes que ser responsable y capaz de reconocer los errores. La mayoría de los gerentes no quieren tener que estar encima de los empleados para asegurarse de que hacen bien su trabajo. Esta aptitud demuestra que te comprometes a cumplir las tareas que te asignen.
  • Pensamiento crítico: la capacidad de pensar de forma racional y reflexiva es la base y el fundamento de esta aptitud. Para la empresa es importante que puedas razonar sobre cualquier problema, proyecto o tarea y determinar los mejores pasos a seguir. Los trabajadores que son pensadores críticos encuentran mejores formas de trabajar, lo que hace que sea una habilidad esencial en un currículum.

Aptitudes duras que poner en un currículum

Las habilidades duras son aquellas que se aprenden en el puesto de trabajo, mediante la educación formal o incluso por cuenta propia. Se pueden medir y están relacionadas con una labor específica de cada empleo. Por ejemplo, si trabajas en el servicio de atención al cliente, tus aptitudes duras incluirán el conocimiento del producto.

Las aptitudes duras son más técnicas y especializadas. Cada industria o sector tiene sus propios requerimientos. Si quieres conocer las capacidades que necesitas para optar a un puesto de trabajo, tendrás que realizar una investigación para ponerte por delante de los demás candidatos. A continuación, te presentamos algunas de las habilidades duras más frecuentes.

Organizaciones administrativas

  • Facturación
  • Experiencia con envíos
  • Ventas
  • Conocimiento de ofimática
  • Atención telefónica
  • Investigación y análisis

Venta al por menor

  • Análisis de las necesidades de los clientes
  • Comercialización a través de referencias
  • Negociación de contratos
  • Motivación propia
  • Aptitudes para mejorar la experiencia del cliente
  • Experiencia en el punto de venta

Informática

  • Estructuras de datos
  • Experiencia en código abierto
  • Seguridad
  • Aprendizaje automático
  • Depuración
  • UX/UI
  • Desarrollo del front-end y back-end

Trabajos técnicos

  • Diseño
  • Creación de prototipos
  • Prueba
  • Solución de problemas
  • Lanzamiento de proyectos
  • Producción ajustada
  • Desarrollo de flujos de trabajos
  • Habilidades informáticas
  • SolidWorks

Marketing específico

  • PPC
  • CRO
  • Pruebas A/B
  • Herramientas CMS
  • Habilidades de diseño gráfico
  • Marketing por correo electrónico

Marketing general

  • Gestión de equipos multifuncionales
  • Scrum
  • Seguimiento de rendimientos
  • Liderazgo de ideas
  • Definición de características
  • Previsión
  • Ganancias y pérdidas
  • Gestión de alcances
  • Gestión de ciclo de vida de los proyectos

Diferencia entre aptitudes blandas y duras

Por norma general, en los currículums, las aptitudes duras muestran lo que puedes hacer y las blandas se refieren a la forma de llevarlo a cabo. Si solo muestras habilidades sociales, te considerarán como un candidato apropiado para el puesto, pero no te verán cualificado para desempeñarlo. Si solo posees capacidades duras, te comprarán con un robot sin emociones e incapaz de colaborar en proyectos de equipo.

Las habilidades duras son las más fuertes y valiosas en el puesto de trabajo, mientras que las blandas te ayudan a conseguir los objetivos. Por lo tanto, los empleadores buscan ambas aptitudes. Son complementarias entre sí, se potencian y no pueden funcionar por separado. Por ejemplo, si eres un gerente de ventas con talento para trabajar en equipo y hábil en la creación de las mejores estrategias publicitarias, es probable que te desempeñes mejor si trabajas con tus compañeros.

Es necesario incluir tus mejores aptitudes en el currículum para colocarte como un trabajador adecuado para el puesto que deseas lograr. También debes pensar en cómo funcionan ambos tipos de habilidades y en cómo se relacionan entre sí, para que puedas referirte a este aspecto con total confianza en tu próxima entrevista de trabajo.

Solicita empleos fácilmente con un CV Indeed

Cómo señalar aptitudes en el curriculum vitae

Si eres escéptico sobre las aptitudes que necesitas compartir/incluir en tu currículum, piensa en las experiencias anteriores y en lo que has aprendido. Considera las áreas más relevantes, y fíjate con mayor detalle en las que tus compañeros de trabajo te destacan como excelentes.

Cuando escribas o hagas una lista para el currículum, incluye solo aquellas aptitudes fuertes. Incluir áreas que aún estás aprendiendo o en las que no tienes conocimientos es contraproducente, ya la empresa espera que seas capaz de utilizarlas desde el primer día de trabajo. Si en la entrevista aparecen preguntas específicas sobre alguna habilidad concreta sobre la que no tienes dominio, explica tu interés en ella y tu predisposición para desarrollarla en el menor tiempo posible.

Para identificar tus mejores aptitudes, ten en cuenta las áreas en las que has recibido premios o reconocimientos. Pregunta a tus amigos, compañeros de estudio o de trabajo; consultar con expertos en el sector también es una forma segura de identificar tus mejores habilidades.

Cómo añadir aptitudes en el curriculum vitae

Hay diferentes formas de ordenar las aptitudes dentro de un curriculum vitae. A continuación, presentaremos algunas que seguro que te resultarán útiles.

Ordenar por relevancia a la posición

Con un ejemplo lo entenderás a la perfección. Si estás compitiendo por un trabajo en ventas, tus conocimientos o experiencia previa en el mundo de la tecnología no son los más relevantes y, por lo tanto, no deberían encabezar la lista de habilidades a añadir en el currículum. Tu mejor arma es enfatizar y resaltar la experiencia previa más importante en el campo de las ventas y que pueda aplicarse a ese rol. Sin embargo, si no tienes experiencia previa en este ámbito, busca las aptitudes que mejor se adapten a él.

Por ejemplo, tener experiencia en el servicio de atención al cliente en tu trabajo técnico puede ser una aptitud relevante si estás solicitando un trabajo en ventas. Estas habilidades son intercambiables.

La división de Highlights

En la actualidad, los currículums se construyen a partir de la información basada en los logros, en contraposición a la que se basaba en las tareas. Si a lo largo de tu carrera has logrado diferentes logros, selecciona los mejores e inclúyelos en una sección donde destaques los mejores de tu trayectoria.

No incluyas más de cinco puntos destacados en esta sección, ya que se trata de enfatizar en lo más relevante. Lo último que quieres es crear un contenido aburrido con una larga lista de logros sin importancia.

Rango por habilidad

Si has alcanzado un nivel alto en tu carrera, debes tener diferentes responsabilidades que alcanzan varias plataformas y departamentos. Puedes proporcionar información basada en tareas o insistir en los logros, de tal modo que agrupes el contenido en distintas secciones para poner de relieve la diversidad del alcance de tus tareas.