Cómo estudiar y trabajar al mismo tiempo

Por Equipo editorial de Indeed

Actualizado el 28 de diciembre de 2022

Publicado el 3 de enero de 2022

The Indeed Editorial Team comprises a diverse and talented team of writers, researchers and subject matter experts equipped with Indeed's data and insights to deliver useful tips to help guide your career journey.

Sin duda alguna, aprender cómo estudiar y trabajar al mismo tiempo no es fácil, pero sí posible. Cada vez más personas deciden combinar estas dos actividades motivadas por diferentes factores, tales como los económicos, la necesidad de actualización constante o la adquisición de experiencia profesional.

Generalmente, las personas que estudian y trabajan suelen ser jóvenes entre 17 y 30 años que cursan sus primeros estudios de grado, posgrado o formación profesional. Sin embargo, existe también un porcentaje cada vez más alto de personas adultas que combinan su actividad profesional con algún tipo de estudio dada la competitividad del mundo laboral.

A continuación te mostramos las ventajas y desventajas de combinar trabajo y estudios, así como algunos consejos prácticos y alternativas que te pueden ser de gran utilidad si decides embarcarte en esta aventura.

Artículo relacionado: ¿Qué estudiar después de la ESO? Vías para explorar y requisitos.

Ventajas y desventajas de estudiar y trabajar al mismo tiempo

Como muchas otras situaciones, estudiar y trabajar plantea tanto ventajas como desventajas. Debes ser consciente de todas ellas, analizarlas cuidadosamente y decidir si combinar estas dos actividades te compensa o no y si vas a ser capaz.

Las principales ventajas de estudiar y trabajar son

  • Aspecto económico: sin duda alguna, una de las principales ventajas de combinar estudios y trabajo es el aspecto económico, ya que puedes costear tus estudios con el dinero que ganes trabajando. Sin embargo, hay que tener en cuenta la remuneración que recibes por tu actividad laboral. Por ejemplo, el sueldo no será el mismo si trabajas a jornada completa o a media jornada, o si tienes un contrato de prácticas o uno indefinido, o si se trata de un trabajo más o menos cualificado. En algunos casos podrás pagar la totalidad de tus estudios, en otros, la remuneración por tu trabajo será tan solo una ayuda. Además, en el caso de los más jóvenes, trabajar puede incrementar su sentimiento de autosuficiencia y también aprenden a gestionar el dinero.

  • Flexibilidad horaria: muy a menudo, los empleadores que ofrecen trabajos para estudiantes suelen ser flexibles respecto a los horarios. Dependiendo del sector, podrás optar a diferentes turnos de trabajo, como de fin de semana, media jornada, con turnos de tarde o mañana, o incluso, trabajos de noche o trabajos por horas.

  • Experiencia para el currículum: si tienes las suerte de encontrar un trabajo relacionado con tu especialidad y formación, podrás desarrollar experiencia relevante en el sector, ganar habilidades y mejorar tu currículum. Si este no es el caso, no te desanimes y sé perseverante. La inserción laboral nunca ha sido un tema fácil. De todas maneras, el trabajo que estés realizando te permitirá desarrollar determinadas habilidades valoradas en el mundo laboral y también crear una red de contactos. Te aconsejamos también buscar prácticas, remuneradas o no, para ganar experiencia y así optar a trabajos relacionados con tu formación con una remuneración más alta.

Artículo relacionado: Cómo poner la experiencia laboral en el currículum.

Las principales desventajas incluyen

  • Aspecto económico: puede que el dinero que ganas no cubra todos los gastos de los estudios, especialmente si trabajas a media jornada o por horas. En este caso, considera tu tarea laboral como una ayuda financiera y consulta becas disponibles o subvenciones gubernamentales que complementen tu salario.

  • Falta de tiempo: sin duda alguna, la mayor desventaja. Si estudias y trabajas a la vez puede que tengas la sensación de que no tienes tiempo para dedicar a tu familia o quedar con amigos. Combinar estas dos actividades puede ocuparte casi todas las horas del día, e incluso del fin de semana. Por este motivo, debes ser consciente desde el principio que puede que tengas que sacrificar parte de tu vida social o familiar.

  • Tarifa de los estudios: en los últimos años la tasa de los estudios universitarios se ha encarecido y actualmente la media anual ronda los 1500 €. Asimismo, el precio de los másteres oscila entre los 3000 y 15000 €. Estamos hablando de precios altos y puede que un trabajo a media jornada no cubra estos costos, sobre todo los estudios de máster. Además, si quieres estudiar un segundo grado debes tener en cuenta que existe un recargo que depende de la comunidad autónoma.

  • Opciones de trabajo limitadas: las opciones de trabajo pueden estar limitadas en función del sector y tu situación geográfica. Normalmente, existen más oportunidades laborales en las grandes ciudades que en poblaciones con menos habitantes. Asimismo, los centros de educación superior suelen estar ubicados en ciudades, aunque no tanto los centros de formación profesional. Por lo tanto, también debes considerar el tiempo y dinero que inviertes en transporte. Estudiar o trabajar en línea puede ser una muy buena opción si vives en algún pueblo alejado de los centros educativos o de posibles trabajos. De nuevo, debes ser consciente de las posibilidades que ofrece la especialidad en la que te estás formando, ya que no es igual la inserción laboral de un programador informático que la de un estudiante de Filosofía y Letras.

Artículo relacionado: ¿Qué es el trabajo en remoto?

Cómo estudiar y trabajar al mismo tiempo: consejos a seguir

Como ya se ha comentado anteriormente, estudiar y trabajar a la vez es difícil, pero no imposible. Deberás organizar tu tiempo de forma meticulosa, ser constante y no desanimarte. A continuación te ofrecemos algunos consejos para combinar ambas actividades:

  • Organiza tu tiempo: planifica una agenda semanal y organiza las horas que vas a dedicar a cada actividad. Probablemente, deberás recurrir también a los fines de semana, ya sea para estudiar o para trabajar. Evalúa si otro tipo de actividades que acostumbrabas a realizar son indispensables para ti o no, ya que posiblemente deberás renunciar a una parte de tu vida social o familiar, así como a algunas actividades de ocio. Recuerda que en esta planificación debes incluir también momentos de descanso.

  • Sé realista: al planificar tu agenda semanal debes ser realista y ser consciente de que el día tiene 24 horas. En estas 24 horas tienes que trabajar, estudiar, pero también descansar. Analiza con antelación el currículum académico y considera si puedes seguirlo o necesitas más tiempo.

  • Elige con criterio: con esto nos referimos a dónde elegir si estudiar y/o trabajar. Si tu centro de estudios y tu trabajo están lejos, esto puede suponer una pérdida de tiempo en transporte y cansarte más. Por este motivo, cada vez hay más personas que deciden cursar sus estudios en línea, ya que actualmente existe mucha oferta formativa. Si está dentro de tus posibilidades, también puedes plantearte trabajar en línea.

  • Cuida tu salud: estudiar y trabajar puede ser agotador. Por este motivo, duerme las horas necesarias para asistir descansado tanto a clase como al trabajo. Come de forma saludable e intenta hacer deporte, ya que esto también ayuda a la capacidad de concentración. Recuerda que si enfermas por no cuidarte perderás horas de clase y después las tendrás que recuperar.

Artículos relacionados:

  • ¿Cómo hacer un horario de trabajo? 10 consejos prácticos

  • 10 consejos para conseguir una mejor gestión del tiempo en el trabajo

  • Cómo ser organizado en el trabajo

Otras alternativas

Muchas universidades norteamericanas ofrecen programas federales de estudio-trabajo. Estos programas consisten en un paquete de ayuda financiera a través de empleos a media jornada, normalmente dentro del campus universitario, y se asignan en función de la situación financiera de cada estudiante.

Sin embargo, este no es el caso de las universidades españolas. La mayoría de las universidades españolas y centros de formación profesional ofrecen períodos de prácticas de diferente duración que pueden ser o no remuneradas. Sin duda alguna, esta es una muy buena forma de tener un primer contacto con el mundo laboral, pero no es suficiente para costearse los estudios.

Por este motivo, te recomendamos las siguientes alternativas:

  • Bolsas de trabajo universitarias: investiga sobre la bolsa de trabajo en tu universidad. La mayoría de las universidades españolas cuentan con un servicio de empleo para facilitar la inserción laboral de sus alumnos y recién graduados. Estas bolsas suelen ser más asequibles que las bolsas de trabajo privadas y los responsables de contratación que las utilizan ofrecen una gran flexibilidad de horario.

  • Trabajo-estudio en el extranjero: en la actualidad existe una gran cantidad de centros privados que ofrecen paquetes de trabajo-estudio en el extranjero, dentro y fuera de la Unión Europea. Esta puede ser una opción muy enriquecedora, ya que además de ampliar tu currículum, podrás aprender o mejorar una lengua extranjera.

  • Trabajos de verano: algunos jóvenes optan por trabajar en verano y así centrarse en exclusiva a estudiar durante el curso académico.

  • Prácticas no laborales: se trata de prácticas gestionadas por el Servicio Público de Empleo. No se rigen por un contrato laboral y no son necesarias para obtener un título. El único inconveniente es que solo pueden realizarlas trabajadores entre 18 y 25 años de edad.

Artículos relacionados:

  • ¿En qué puedo trabajar mientras estudio?

  • Contrato de formación y aprendizaje

  • Cómo hacer un currículum sin experiencia laboral

  • Cómo redactar una carta de presentación sin experiencia

  • Los 14 mejores trabajos online sin experiencia


Artículos relacionados

Cómo escribir un curriculum vitae de estudiante

Explorar más artículos