Buscar trabajo

Cómo encontrar trabajo - Consejos prácticos

June 10, 2021

La búsqueda de empleo es como un trabajo a tiempo completo, con la diferencia de que no genera ingresos. Además, cuanto más se alarga, mayor es la frustración y la sensación de que algo estamos haciendo mal. Para afrontar esta tarea, conviene tener algunas ideas claras que nos ayuden a no perder la perspectiva y a estructurar al máximo la búsqueda. Gracias a ello, podrás encontrar el puesto de trabajo que deseas en el menor tiempo posible.

Delimitar la búsqueda

Una primera recomendación es marcarse unos objetivos claros, así como ser realista en cuanto al tipo de puesto de trabajo al que pretendes acceder. Cuando se acaba de obtener una cualificación, suele ocurrir que nos creemos capacitados para desempeñar cualquier puesto de trabajo, aunque apenas esté relacionado con los estudios que hemos realizado. Sin embargo, si la oferta de empleo requiere una cualificación que no tienes, es posible que el gasto de tiempo en preparar una carta de motivación y enviar el currículum sea en balde.

Esto no quiere decir que debas perder la confianza. Está claro que no es necesario cumplir al 100 % con todos los requisitos enumerados en la oferta de empleo. Muchas veces, las empresas están dispuestas a hacer un compromiso si algunas de tus habilidades les resultan interesantes, así como si consideran que puedes aportar un valor añadido al equipo.

Es muy importante hacer una estimación realista de cuáles son las ofertas para las que tenemos posibilidades. Algunos estudios indican que, a la hora de buscar empleo, los hombres suelen pecar de exceso de confianza. A consecuencia de ello, creen que son idóneos para cualquier puesto aunque su perfil no se corresponda con el de la oferta. Por el contrario, las mujeres son más inseguras y tienden a pensar que no tienen posibilidades, aunque cumplan con la mayoría de los requisitos. Ante la duda, hemos de preguntarnos si de verdad creemos que estamos capacitados para el puesto ofertado. Si la respuesta es sí, entonces podremos presentar nuestros mejores argumentos en la carta de motivación. Si, por el contrario, sabemos que no estamos preparados para desempeñar ese trabajo, no tiene sentido enviar una solicitud, ya que sería una pérdida de tiempo.

Preparar tu currículum

El CV es la carta de presentación que nos ayudará a encontrar el trabajo al que aspiramos. Del mismo modo que nos presentamos de forma distinta según el ámbito en el que ocurre un encuentro, no tiene sentido enviar el mismo currículum a todas las ofertas de empleo. Si hemos encontrado una oferta que corresponde al trabajo de nuestros sueños, merece la pena personalizar el CV al máximo para destacar aquellos títulos o habilidades que sean más relevantes para el puesto en cuestión.

Sin embargo, si estamos enviando solicitudes para ofertas que no nos parecen muy interesantes, es mejor preparar varios modelos de CV más genéricos pero con leves adaptaciones.

También merece la pena invertir tiempo en preparar un currículum que resulte visualmente atractivo. Si no tienes habilidades de diseño gráfico o alguien que te ayude, existen páginas web como Canva.com en la que puedes elegir entre un sinfín de plantillas diferentes. Una vez que hayas encontrado la que más te conviene, tan solo has de rellenarla con tus datos y podrás bajarla en formato PDF a tu ordenador. El resultado es completamente profesional.

Por otra parte, conviene recordar que, en algunos casos, menos puede ser más. Si nos hace falta rellenar espacio libre, es buena idea reflejar aquel empleo de camarero siempre que se trate de una oferta de trabajo en el ramo de la hostelería o de un puesto de cara al público. De lo contrario, no tiene sentido incluirlo en el currículum.

Portales de empleo

Es aconsejable tener una lista de los portales en los que aparecen los resultados más relevantes para el trabajo que esperamos encontrar. Hay portales generalistas muy conocidos como Infojobs, Infoempleo o Indeed. Sin embargo, para algunas profesiones existen también recursos específicos, por ejemplo, grupos de Facebook en los que la comunidad de profesionales intercambia consejos e informaciones de todo tipo, incluidas vacantes en el sector. En muchos casos, estas redes pueden ser de gran utilidad, ya que de esta forma se accede a puestos de trabajo que quizá todavía no se han hecho públicos. Además, de este modo, es posible obtener información de primera mano sobre las condiciones de trabajo reales en la empresa en cuestión. También existen páginas web que se dedican a recolectar ofertas de empleo de un determinado sector. En cualquier caso, merece la pena informarse al respecto para evitar buscar a ciegas.

LinkedIn es, con total seguridad, uno de los recursos más populares para encontrar trabajo. Una de las ventajas de esta red social frente a las plataformas tradicionales es que los departamentos de recursos humanos están activos de forma constante. Esto quiere decir que, en lugar de limitarse a publicar una oferta y a esperar a que lleguen los currículums, son las empresas las que se dedican a navegar por los perfiles y a contactar directamente a los profesionales que les parecen candidatos interesantes para el puesto de trabajo.

Una vez que hemos encontrado los recursos más útiles para nosotros, es recomendable seguir una rutina diaria para revisar estas páginas de forma sistemática. De este modo, descubrirás ofertas recién publicadas y podrás enviar tu solicitud antes de que la empresa haya recibido una avalancha de correos. Además, esto te ayudará a formar una imagen clara del tipo y del volumen de ofertas que aparecen cada día.

Está claro que las nuevas tecnologías ofrecen una ventaja comparativa con respecto al pasado. Lejos queda la época en la que había que buscar ofertas por el periódico y entregar currículums en persona o por carta. Ahora es posible postularse para un número mucho mayor de ofertas en menos tiempo, aunque por otro lado también hay más competencia.

Hacer networking

Las relaciones personales son cruciales a la hora de obtener información de primera mano sobre posibles oportunidades de empleo. En muchos casos, además, una recomendación de una persona que ya trabaja en la empresa nos da ventaja en el proceso de selección, ya que aumenta las posibilidades de que nos inviten a una entrevista de trabajo.

¿Y cómo podemos hacer networking? Aparte de las comunidades virtuales que ya hemos mencionado con anterioridad, una buena forma de hacer contactos es en eventos de tu sector profesional: cursos, seminarios, conferencias, etc. También podemos ponernos en contacto con conocidos o amigos de amigos que tengan alguna vinculación con nuestro ramo. Pero no se trata de repartir nuestra tarjeta por doquier o de pedir favores. Por el contrario, el objetivo es establecer una relación que sea de interés para ambas partes, haciéndole saber a la otra persona que quizá podamos serle de ayuda con nuestros conocimientos y experiencia.

Es por ello que el networking se basa en crear redes de ayuda mutua para apoyarse los unos a los otros cuando sea necesario. En otras palabras, es una visión que se basa en la solidaridad entre profesionales del mismo sector y no en posturas egoístas para aprovecharse de los demás.

Prepararse para la entrevista de trabajo

Las entrevistas llegarán antes si mantienes la constancia y te planteas la búsqueda como un trabajo a tiempo completo. Es fácil que nos sintamos inseguros y nerviosos de cara a una conversación en la que hay tanto en juego, pero es importante no obsesionarse con ello. De hecho, muchas veces las preguntas del entrevistador son más sencillas y lógicas de lo que nos podíamos imaginar.

Para preparar la entrevista es aconsejable informarse lo máximo posible sobre la empresa y sobre el puesto del trabajo al que aspiras. Muchas veces nos centramos en cómo “vender” nuestro perfil al entrevistador y nos olvidamos de que es más importante adquirir ciertos conocimientos sobre la compañía.

También es recomendable preparar respuestas que se ajusten todo lo posible a la realidad, para causar una impresión natural en el reclutador. Esto no quiere decir que debamos decir toda la verdad. Por ejemplo, puede que nuestra principal motivación para desear ese puesto de trabajo en concreto esté relacionada con factores personales que no podemos revelar en la entrevista. Pero, en ese caso, no es conveniente inventarnos una respuesta ficticia y llena de clichés, sino que es más adecuado seleccionar algunos de los aspectos que realmente nos atraen de ese trabajo y desarrollarlos de forma creíble.

Un consejo efectivo para prepararte es leer en voz alta las respuestas a las preguntas que crees que vas a recibir. También conviene tener listas algunas preguntas que podamos formular nosotros mismos durante la entrevista para mostrar interés en el puesto. De todas formas, hemos de recordar que los entrevistadores saben perfectamente que se trata de un momento que saca a relucir incluso los nervios de la persona más tranquila.

Relacionados

Ver más 

Lista de 14 trabajos online para hacer por Internet desde casa

Descubre cuáles son los trabajos online más populares y mejor pagados en España para iniciar un nuevo rumbo profesional o cambiar tu empleo actual.

Qué hace un ingeniero informático y cómo serlo

Te explicamos qué hace un ingeniero informático, qué necesitas para convertirte en uno y qué salidas laborales tiene esta profesión.