Buscar trabajo

Cómo conseguir un mejor trabajo

June 11, 2021

Para conseguir un mejor empleo hay que saber enfocar la búsqueda de trabajo. No se trata de enviar currículos a todas las ofertas y esperar a que te llamen, sino que es necesario planificar y sistematizar el proceso para lograr resultados exitosos. Por otra parte, es difícil definir qué es un mejor trabajo, porque esto puede significar cosas diferentes para cada persona. Tal vez quieras una remuneración más alta, más flexibilidad o retos más interesantes. Debes tenerlo claro, porque aceptar el trabajo equivocado solo generará frustraciones y terminarás, en poco tiempo, buscando otra vez empleo.

Cómo encontrar un mejor empleo

Necesitarás una buena estrategia para encontrar un mejor empleo que cumpla con tus expectativas. Debes identificar tus ambiciones y necesidades personales, así como orientar la búsqueda hacia puestos de trabajo que se alineen con tus intereses. Al mismo tiempo, tendrás que perfeccionar los métodos de investigación y asegurarte de que tu perfil destaque frente a otros candidatos. Son muchas tareas en simultáneo, por lo que debes organizarte. A continuación, encontrarás algunas recomendaciones útiles para enfocar tus esfuerzos en la dirección correcta:

Define tus objetivos profesionales

Lo primero es sincerarte contigo mismo e identificar qué es lo que esperas de un nuevo trabajo. Esto es bastante importante si es tu primer empleo o deseas hacer un cambio de carrera. Incluso si piensas seguir en tu misma área, repensar tus objetivos te ayudará a conseguir un trabajo más satisfactorio.

Identifica cuáles son los aspectos innegociables para conseguir un mejor empleo, es decir, las condiciones mínimas que debe cumplir ese nuevo puesto. ¿Acaso es el salario? ¿La ubicación de la empresa? ¿Los horarios? ¿Los beneficios adicionales? ¿El tipo de industria o la jerarquía del cargo? Del mismo modo, tendrás que reconocer en qué áreas estarías dispuesto a ceder. ¿Te importa el tamaño o prestigio del empleador? ¿Estás dispuesto a viajar? Al decidir cuáles son los términos imprescindibles y secundarios podrás encaminar tu búsqueda con mayor precisión.

Planifica el proceso de búsqueda

Tienes un arduo trabajo por delante. Necesitas organizarte y planificar las actividades para hacer un uso eficiente del tiempo y los recursos. Comienza por definir cuántas horas al día o a la semana dedicarás a esta labor. Establece horarios fijos y cúmplelos a rajatabla.

Lista las tareas pendientes. Por ejemplo:

  • Actualizar el currículo.
  • Hacer una carta de presentación modelo.
  • Crear el perfil en redes profesionales.
  • Registrarte en portales de empleo.
  • Organizar tus contactos e identificar relaciones de interés.
  • Ampliar tus redes.
  • Buscar ofertas de trabajo.

Todas estas acciones son reiterativas, por lo que tendrás que mantenerlas al día de forma constante. Utiliza una hoja de cálculo o alguna herramienta de planificación para hacer el seguimiento, sobre todo cuando empieces a enviar candidaturas. Por otra parte, considera crear una cuenta de correo electrónico solo para la búsqueda de empleo. De esta forma, será más difícil que se pierda un mensaje entre la multitud de que recibirás en tu cuenta general.

Optimiza las herramientas de búsqueda

Los portales de empleo son una excelente alternativa, sin embargo, debes saber cómo buscar. Mientras más amplio sea el término de la búsqueda, mayor cantidad de resultados recibirás. Al contrario de lo que podrías pensar, esta no es una buena noticia. Perderás mucho tiempo revisando ofertas que no se ajustan a tus requisitos y perfil. Prueba con diferentes títulos de puesto y lee la descripción con atención. Así podrás identificar cuál es el más preciso.

Utiliza también los filtros disponibles. Por lo general, podrás seleccionar un ámbito geográfico específico, un rango de salarios, fecha de publicación y modalidad de contratación. Con estas herramientas se reducirá y optimizará la cantidad de ofertas disponibles. Incluso puedes crear alertas, ya que, de esa formas la página te avisará cuando aparezcan otros trabajos similares.

Haz uso de todos tus recursos para buscar empleo

Estar pendiente de las ofertas que se publican es indispensable, pero no es la única forma de conseguir un mejor empleo. Aprovecha todas las herramientas a tu alcance. Recuerda que las relaciones personales siguen siendo la vía más rápida y efectiva para conseguir trabajo. Tus antiguos jefes o profesores, tus colegas, tus amigos y familiares son tus mejores referencias. Coméntales que buscas empleo y hazles saber cuáles son tus expectativas laborales.

Por otra parte, preocúpate por ampliar tus contactos. Haz uso de las redes sociales y conéctate con personas que trabajen en la industria o empresas de tu interés. Infórmate sobre las ferias o congresos profesionales en tu ciudad y asiste a eventos de tu sector. Afíliate a asociaciones profesionales y participa en sus actividades.

Investiga las empresas objetivo

A estas alturas ya debes saber qué empresas pueden ofrecerte un trabajo como el que quieres. Ahora necesitas averiguar todo lo que puedas sobre ellas. Visita su sitio web y familiarízate con sus productos o servicios, sus valores y hasta el tono de su comunicación. Esto te ayudará a hacerte una idea bastante precisa de cómo es el ambiente de trabajo. Además, podrías encontrar oportunidades de empleo que anuncien en su página.

Busca opiniones de empleados actuales o extrabajadores, ya sea en foros en línea o contactándolos de forma directa. En las redes puedes encontrar referencias que te ayudarán a identificar a tus posibles «informantes». No todo lo que brilla es oro. Conviene contrastar la idea que tienes de la organización con la experiencia de quienes la conocen por dentro. Además, todo lo que investigues te servirá cuando presentes tu candidatura para un cargo, ya que podrás usar esas referencias para enfocar mejor tu carta de presentación o lucirte en la entrevista de trabajo.

Inscríbete en las ofertas de empleo adecuadas

Esta recomendación tiene un doble significado. Por una parte, sabemos que las empresas a veces incluyen en la descripción del puesto requisitos que no son obligatorios. Pueden ser características deseables que mencionan para asegurarse de conseguir los perfiles más ajustados. Pero si cumples con los requisitos más importantes y causas una buena impresión, te pueden tener en cuenta para la entrevista. Asegúrate de destacar en tu currículo y carta de presentación las habilidades relevantes para el puesto. A veces se valoran más el interés y la motivación que algunas competencias que pueden adquirirse más tarde en el propio trabajo.

No obstante, también debes ser realista. Si te apuntas a ofertas que sobrepasan tu perfil solo conseguirás acumular frustraciones. En consecuencia, no pierdas tu tiempo ni se lo hagas perder a los reclutadores.

Identifica ejemplos de tus habilidades

No esperes a la entrevista para pensar en aquellas situaciones que te han ayudado a descubrir o desarrollar tus habilidades. Aprovecha el tiempo de búsqueda para identificar en tu trayectoria profesional esas experiencias significativas. Busca ejemplos y practica la manera de expresarlos. Una buena historia tiene un alto poder para atraer la atención y que la recuerden. Redacta párrafos que puedas incluir en tus cartas de presentación y respuestas para las entrevistas.

Recuerda aplicar la metodología STAR (situación, tarea, acción y resultado) para contar las anécdotas y situaciones vividas con más fuerza.

Prepárate para la entrevista

Desde el instante en que envías tu currículo para encontrar un mejor empleo debes estar preparado para ir a la entrevista. Esto significa investigar todo lo posible sobre la empresa y el rol, la industria y las personas que allí trabajan.

Asimismo, es necesario practicar respuestas acertadas para las preguntas. Hay algunas cuestiones convencionales, las cuales puedes anticipar y ensayar, pero también tendrás que estar preparado para responder preguntas raras. Puedes practicar con alguna persona de confianza o, mejor aún, con algún conocido que trabaje en esa compañía. Así podrás tener alguna idea sobre cómo es el proceso de selección y si las entrevistas son individuales o grupales.

Recuerda que la información es poder y tu meta es convencer al entrevistador de que eres el candidato ideal. Mientras más preparado estés, más seguridad tendrás en ti mismo y mejor responderás a todas las preguntas. Por otra parte, es aconsejable tener una lista de preguntas para hacer durante la entrevista. Demostrarás tu interés en el puesto y te servirá para decidir si es el trabajo adecuado para ti.

Amplía tus habilidades

Mientras investigas sobre el trabajo que quieres, podrías descubrir que necesitas nuevas habilidades. Aprovecha este tiempo de búsqueda para ampliar o perfeccionar tus competencias. Hay muchos recursos en la web que te permitirán actualizar conocimientos y dominar ciertas técnicas. Puedes aprender con tutoriales y clases en línea o apuntarte a cursos especializados. Por ejemplo, si quieres mejorar tu dominio de un idioma podrías buscar grupos de conversación para practicarlo.

Esfuérzate por fortalecer también tus habilidades blandas. Aprende a comunicarte de forma efectiva u optimizar tus dotes de liderazgo. Si te falta experiencia, considera la posibilidad de buscar un trabajo en prácticas. Otra opción es inscribirte en labores de voluntariado de áreas afines a tus intereses profesionales.

Todas estas actividades te permitirán también ampliar tu red de contactos. Al final todo contribuirá a acercarte al objetivo de conseguir un mejor empleo.

Relacionados

Ver más 

Lista de 14 trabajos online para hacer por Internet desde casa

Descubre cuáles son los trabajos online más populares y mejor pagados en España para iniciar un nuevo rumbo profesional o cambiar tu empleo actual.

Qué hace un ingeniero informático y cómo serlo

Te explicamos qué hace un ingeniero informático, qué necesitas para convertirte en uno y qué salidas laborales tiene esta profesión.